De qué escribir

0

Debería hacer caso a lo que una vez me aconsejó Raúl del Pozo, al que precisamente conocí en el Café Central cuando participaba él en una mesa redonda de palique y tranganillo sobre Paco Umbral. Digo “precisamente” pues es donde hoy, entre el barullo de un sábado por la tarde que apaga el jazzeado de fondo, leo La Vanguardia, escribo este artículo y bebo ginebra en tragos cortos y nerviosos.

Recuerdo aquel día en el que al terminar la umbraliada me presenté con la facilidad que tienen a veces los tímidos y con la ventaja de haberle enviado un par de semanas antes algunas docenas de artículos míos para pasarlos por su quirófano lleno de estiletes con arabescos, de tinta y sangre.“Tú también tienes un blog”, me espetó. Sabiendo por donde iba, le respondí que sí pero que con nombre y apellido. Nunca escribo amparado en el anonimato. Ya no lo tengo.

Pero a lo que iba…, debería hacer caso a su consejo de que hay que buscar el tema de la columna con lo que nos atiza la actualidad desde lo suyo más candente aunque todos los plumillas y juntaletras hagan lo mismo.“El estilo”, sentenció, “marcará la diferencia”.

El problema de elegir un tema estaría solucionado y el acceso al interés de más lectores, también. La cosa es que tiene razón aunque yo siga poco su consejo. Normalmente me pongo a escribir sin saber de qué voy a escribir. Se centra el tema, si lo hay, a mitad del texto y muchas veces me rebelo frente a los corsés de lo actual. Como explicaba González-Ruano la clave es atarlo bien por el principio y por el final, como un chorizo, y por dentro meterle un poco de todo.

Hoy, por ejemplo, los anzuelos que morder serían muchos: el ajusticiamiento de Gadafi; el ¿fin?, en fin…, de ETA; el 15M revitalizado internacionalmente; la arrasada en las elecciones argentinas de una Kircher que destaca entre el luto y el botox como una enorme araña negra sobre la Casa Rosada; las elecciones en España –o espuñeta…-; los secuestros de cooperantes españoles a los que se les ha quedado cara de cheque al portador…
 
Qué decir. Si realmente hoy tuviera que elegir un tema antes de ponerme escribir, lo que me pediría el cuerpo dentro de mi tarada actualidad de zulo sería hacerlo sobre los aviadores republicanos en la Guerra Civil: José María Bravo, Francisco Tarazona…, de los que ando leyendo sus memorias. Poco práctico…, ya lo decía mi madre.

barboletta2004@yahoo.es

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here