El Gran Circo ZP

0

Después de pensarlo un poco, estoy convencido de que ZP ha lanzado a sus ministras a la pista central del Gran Circo Gobierno de España 2009, para que quien pueda se entretenga con ellas viendo su deambular como de pulpo en garaje. Ciertamente, sin negar el actual protagonismo femenino de este espectáculo, después de la reciente dimisión de Bermejo, sería injusto negar el papel de clown principal del Gran Circo al ministro Bernat Soria: sólo le falta la nariz gorda y roja, lo demás lo tiene todo.

Escapistas, títeres, cabezas parlantes, acróbatas, mimos, saltimbanquis, magos, contorsionistas, zancos y malabares, juegos de sombras, fieras. Este ZP tiene de todo en su Gran Circo. La troupe es excepcional.

Lo malo es que con semejantes desfiles circenses ministeriales, llenos de vacío intelectual y falta de rigor profesional, me entra pánico al pensar que la Ley de Igualdad nos ponga forzadamente al mismo rasero que estas muñecas y muñecos del Gran Circo.

Parece que en el Gran Circo se acaba la sesión de tarde, y que tendremos que conformarnos sólo con los espectaculares numeritos de Bibiana y Magdalena. En eso estamos cuando Carme Chacón, de repente, es la última en saltar a la pista para iniciar su función, impulsada por el inefable malabar Moratinos, colega del clown principal Soria para situaciones difíciles. La carcajada internacional estalla. La risa, el vocerío se oye por doquier. La pobre Carme salió a pista con sus volantitos de colegiala, los mofletes coloreados, a saltitos, saludando a los niños vestidos de verde que se pasmaban -no se sabe si de gusto o terror- al verla y escucharla cuando casi se la come el león de una dentellada. Va a resultar que Obama no es el mirlo acuático que nos habían presentado. La niña festiva se ha retirado de la pista antes de que las fieras se la coman, y se ha dejado el arito fosforescente para que lo recoja el clown principal, que descansaba en candilejas, pero presto salta de nuevo para continuar la fiesta.

“El circo -dijo Fellini- no es sólo un espectáculo, es también una experiencia, es un viaje por nuestra propia vida”. Y la verdad es que el Director del Gran Circo Gobierno de España 2009 lo tiene bien pensado, porque saca a los enanos uno detrás de otro con tal de echar botes de humo a la lamentable situación general del país. Este Gobierno es toda una experiencia de risa y color.

Magdalena Álvarez, como la mujer bigotuda, lleva ya mucho tiempo zascandileando para arrancar risas, y no es de extrañar que de nuevo salga a la palestra con motivo de la aberrante campaña para promover y aumentar el asesinato del aborto. Lo mismo le da el AVE, la nieve en Barajas, que el aborto. Confundir la campaña de los obispos con un ataque al lince ibérico sería para partirse de risa -buena actuación de la bigotuda- si no fuera porque detrás hay miles de muertes. Creo que a la mujer bigotuda deberían subirle el sueldo porque cada vez que sale a la pista se supera, y las risas dentro y fuera del país se oyen por doquier.

¿Y Bibiana? Piensa la Ministra de Igualdad que esto del Gobierno es como lo del flamenco en el que ella estaba tan acomodada antes de llegar al Gran Circo. Es la Ministra florero, el florero del Gran Circo. La estrella circense de mejor ver. Es la que aparece cuando alguno de la Compañía se cae del trapecio, o el elefante se hace pupú en la pista, la que sirve para entretener a los niños mientras los operarios rudos recomponen el desaguisado. Es mucho mejor que el tragasables. Ahora, a la Florero, ZP le ha encargado el desatino de la nueva Ley del aborto. A ver si conseguimos a fuerza de engaño y máscaras sonrientes que el público crea que semejante cuestión es inofensiva. En el Gran Circo se reparten caramelos envenenados para los niños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here