Ellen Erdmann ha fallecido

0

Ellen Erdmann nació pocas semanas después de la caída del Reich nazi en Berlín. Estudió música y obtuvo el título de Maestra de música sacra en el Conservatorio de aquella ciudad alemana. Con apenas 22 años cogió un tren y se plantó en Madrid, donde vivió durante medio siglo. Se casó dos veces, tuvo tres hijos y una vida difícil como organista y directora de música coral. Ellen será recordada por el cuarto de siglo que dirigió el Coro Sociedad Bach y el Coro Ecuménico Alemán en Madrid. Yo la conocí como cantante del primero de esos coros.

Durante ese tiempo, siempre ensayando en la Iglesia Evangélica alemana del Paseo de la Castellana 6 (un magnífico edificio neorrománico escondido tras la casa parroquial), Ellen “montó” más de 70 de las cantatas de Bach, y casi todas las grandes obras bachianas, empezando por la gran y dificilísima Misa en Si menor, y terminando por las Pasiones según San Juan y San Mateo, los Motetes, y otras muchas obras a capella o con orquesta de Bach. Además de los habituales conciertos de Cantatas en la Iglesia del Buen Suceso, el Coro Bach actuó en el Teatro Monumental, el Auditorio Nacional o el Teatro Real de Madrid, además de en Reino Unido o Alemania.

Sus últimos años en el Coro fueron muy difíciles, debido a la situación económica de la institución (totalmente privada, sostenida con las cuotas de los cantantes y los ingresos por las entradas de los conciertos), sin subvenciones oficiales. A ello se unió la acostumbrada mezquindad de muchos miembros del Coro, que hicieron que el mismo pasara de 45 miembros a menos de 15 en dos años. Aquello amargó a Ellen, que finalmente se vio en la calle, jubilada y prácticamente sin pensión tras 25 años de trabajo.

Ellen siguió dirigiendo el Coro Ecuménico alemán hasta que un maldito cáncer se la ha llevado en menos de un mes. La vida musical madrileña pierde con Ellen una valiente mujer, callada pero no sumisa, que enfrentó la vida con resolución y con ganas, y que supo homenajear a Bach y a su mensaje luterano desde la piedad, la fe y la maestría. Descansa en paz, Ellen, muchos en Madrid echaremos de menos tus conciertos y tu visión de Bach.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here