Habría que ir hablando de candidatos

0
733_1307468959833_media (2).jpg

En el resto, no sé si es impresión mía, pero pareciera que ninguno de los partidos cuya situación es más débil esté poniéndose a trabajar en el tema. Con los sistemas de difusión actuales el cabeza de lista es una parte importante de las aspiraciones electorales. Siempre ha sido así, pero la sociedad de la imagen lo ha exacerbado y, ahora mismo, se puede decir que nadie va a conocer ni a intentar conocer a candidatos más allá del primer puesto. Quizá algún nombre conocido que pueda ir en la lista para dar algún relumbre o hasta un toque exótico. Pero con escasa influencia real sobre el electorado.

Sin embargo no tenemos todavía ni una aproximación de los que van a ocupar las cabeceras de cada una de las principales listas al Ayuntamiento de Madrid. Del Partido Popular lo único que parece seguro es que el que actualmente ocupa la portavocía no va a serlo. Por si alguien no lo sabe, es  José Luis Martínez Almeida. Aunque más bien debería decir por si alguien lo sabe, puesto que es un gran desconocido para la mayoría de los ciudadanos.

De Purificación Causapié se podría decir lo mismo, e incluso más. Nada parece que haya rentado electoralmente al PSOE la sustitución de un político tan mediático como Antonio Carmona por una persona más leal, pero también más discreta (llamémosle así) Su nivel de conocimiento es poco mayor que el de José Luis Martínez y, desde luego, tampoco es posible que aspire a ser la cara de los carteles electorales de su partido.

Estos dos, al menos, tendrían que estar ya haciendo cuentas y preparando candidatos a la alcaldía. No es poco si hablamos del PSOE y del PP, los dos partidos que tradicionalmente han copado la mayoría de las concejalías de la capital, aunque los gobiernos municipales hayan caído casi siempre hacia los populares.

Tampoco es tranquila la situación de AhoraMadrid, la coalición que, bajo el paraguas de Podemos, tiene la Alcaldía. Manuela Carmena sigue haciéndose la interesante y no cabe duda que no contribuyen a su disposición los acontecimientos de hace unos días, con concejales de su grupo creando dudas sobre la actuación de la Policía Municipal, que, como se demostró, había sido correctísima. Fue un error por su parte acceder a encabezar la candidatura sin tener ningún control ni conocimiento de las personas que llevaba detrás, y eso ha implicado que la legislatura haya sido un continuo sobresalto con enfrentamientos permanentes con muchos de sus concejales. Desde luego está claro que si repite no va  a ser en las mismas condiciones, y pondrá mucho empeño en controlar esa lista, para hacerla más a su gusto y con personas que dominen los temas que a ella le interesen. Pero eso choca frontalmente con los deseos de Podemos de realización de una lista a su estilo.

Pues lo dicho, que deberían estar ya todos a ello, y no parece que se hayan puesto. ¡A ver si luego nos van a entrar las prisas…!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here