A Han Solo se le cae encima la puerta del Halcón Milenario

0
HanSolo.jpg

Es hora de dejar paso a las nuevas generaciones (Pablo Iglesias dixit). Por eso el episodio VII de La Guerra de las Galaxias contará con jóvenes protagonistas, aunque también aparecerán los viejos roqueros en papeles secundarios. Y yo me pregunto, ¿es eso realmente necesario?

 

Esto a mí me recuerda a la reunión de antiguos alumnos del instituto que hicimos hace unos años. Una chica se quedó pasmada al verme, al descubrir que tengo el pelo canoso y barriguita. "Con lo mono que eras de joven con esos ojos azulitos". Total, que así a lo tonto me llamó feo y viejo. Y es que el tiempo no pasa en balde.

 

La verdad es que aunque no se lo dijimos a ella, todos los chicos comentamos el caso de otra compañera, antaño la tía buenorra de la clase por la que todos suspirábamos, que ahora era una cajera de supermercado con kilos de más y expresión de mala leche.

 

Si lo sé no voy, y me quedo con los buenos recuerdos. También pienso que Harrison Ford estaría mejor en su casa, en la mecedora, tejiéndole un jersey de lana a Calista Flockhart, así todos seguiríamos teniendo en la mente a Han Solo tal y como se nos quedó en la retina en la infancia.

 

La prueba de que Ford ya no está para estos trotes la tiene el hecho de que el pobre se ha lesionado, pues se le ha caído encima la puerta del Halcón Milenario. Me pregunto si con su cinismo de contrabandista habrá podido engañar al que le ha hecho el psicotécnico galáctico que necesitará para renovar el carnet de pilotar astronaves. Ciertamente, a Ford no le debe quedar mucha visión, a juzgar porque se haya liado con Ally McBeal.

 

Me pregunto si habrá acudido al doctor al que mi padre solía enviar a los casos perdidos, desesperados por renovar el carnet de conducir. Era un tipo con una manga tan ancha que no suspendía a nadie, así que se había ganado el sobrenombre de El Milagroso… Gracias a él los sordos oyen y los ciegos ven.

 

Aún sigo traumatizado con Harrison Ford, héroe de mi infancia que fue también Indiana Jones y Rick Deckard, al que he entrevistado en dos ocasiones. Preferiría no haberlo hecho para mantener el mito. Resultó ser un granjero de Iowa poco comunicativo y más bien soso, deseoso de que los periodistas dejáramos de darle la lata para volver a la habitación de su hotel con Calista. Esto es una prueba concluyente de que a veces es mejor no trabajar en aquello que te gusta.

Y que conste que Ford aún ha envejecido bien. Francamente, las últimas veces que vi al pobre Mark Hamill, Luke Skywalker, al que tuvieron que reconstruirle la cara tras un accidente, daba muy mal rollo. Y espero que Carrie Fisher, la princesa Leia, no salga con el famoso bikini de El retorno del Jedi.

j-lsanchez@estrenos21.com

juanluissanchez.blogspot.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here