inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 25 de septiembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/09/2009 - Víctor Córcoba Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
La aureola de doña maldad
Los zarandeos a la joven democracia española
La hoja de ruta de los pobres
Sembrar el terror
Siguen los charlatanes de plazuela
Heridas de muerte
El español como activo cultural
Qué no daría yo...
La maldición laboral de no poder moverse
¿Valoramos la ayuda de los inmigrantes?
Los calentones
El negocio de la droga
Cuando se pierden los papeles
¿Nos quedamos en la película del maltrato?
Bajo esta oscuridad mental
Cada número con su persona
El fraude
El Desplome
La educación por los suelos
Cada uno en su faena
En ruta
Avivar la palabra consenso
Los desplazados en tierra de nadie
El tembleque del mundo
Los Bosques de Álamos
Se precisan dirigentes expertos en Humanidad
Poderes sin límites
Cuando se pierden las formas
Desde los acordes de la vida
Que gobierne el alma del genio
Hay que llamar a la paz, nunca a la guerra
Me sumo a la fiesta del Novruz
Que fluya la emoción
Dilapidar
Hacia el compromiso ciudadano
El molde humano
¿Hacía una Reforma Federal del Estado Autonómico Español?
La españoleada crisis
Víctor Córcoba

 

Observo que tras beber los periódicos, de estos muros de la patria mía, me lloran los ojos.  Lo de ser europeos de la división de honor ha sido un cuento o un canto a la mentira. Otra frustración más. Lo cierto es que en el ranking de competitividad global no hemos podido caer más bajo. Para colmo de males, cierran más empresas que abren y, aquellas que permanecen abiertas, reducen plantillas. Una familia sí, y otra también, es víctima del drama del desempleo, porque también es un drama el empleo en precario, indecente como nunca, porque a veces no hay más remedio que tomar el tajo por unas migajas. Alguien se pondrá de oro. La factura de la crisis siempre la abonan los pobres. “El rico se ríe de la crisis”, leo en la editorial del Semanario decano de política, economía, cultura y sociedad, Cambio 16. No le falta razón, lo suscribo. En realidad, qué poco hemos avanzado. Uno pensaba que los pudientes se echarían a la calle a buscar a los pobres y a darles curro, pero tienen los brazos cerrados mientras la lista de parados los tienen caídos en contra de sí, porque hasta el propio sistema productivo es injustamente excluyente y exclusivo.
 
Si no fuera porque tenemos tantas leyes inútiles, que por otra parte debilitan a las necesarias, ahora tendríamos al menos una subida de esperanza, con la renombrada españolización de la ley de economía sostenible. Otra ocurrencia del Gobierno de Zapatero, que en principio me parece acertada, pero lo que ocurre es que este Gobierno ha perdido credibilidad social y eso frena bastante cualquier acción, sobre todo la empresarial. Además, la tarea de cambiar actitudes no es nada fácil, máxime cuando tenemos conductas viciadas por acciones políticas poco transparentes, con la espada de la corrupción señalando a una clase política muy de-sacreditada socialmente. Por si fuera poco el látigo, ya me dirán cómo internacionalizamos nuestros productos con la pérdida de tejido empresarial, cómo ponemos orden a una política urbanística en la que no se ha tenido en cuenta el crecimiento racional y el impulso a las energías renovables, cómo impulsamos los medios de transporte público que suelen ser arcaicos o no existir en horario laboral, o, simplemente, cómo mejoramos la formación si tenemos un sistema educativo que es incapaz de hacer frente al fracaso escolar.

España ha retrocedido en todo. Nos hemos bajado del tren del desarrollo y estamos en la estación de la indiferencia, de las colas del paro y del endeudamiento hasta los dientes. La situación es límite. No se puede esperar a que pase otro nuevo tren, tenemos que poner en marcha nuestra propia maquinaria y hacernos nuestra propia vía, primando el esfuerzo, el valor del que arriesga, la conducta que es solidaria, los recursos que son éticos.  Los presupuestos del 2010 podrán ser los más austeros de los últimos años, la ley de economía sostenible podrá ser la mejor ley, pero lo que sucede es que para ese cambio económico y social, se precisan mujeres y hombres de Estado y no de partido. Lo nefasto es que ni el gobierno ni la oposición parecen estar en la apuesta del consenso de trabajar todos a una en la misma dirección, obviando la gasolina de los votos. La vicisitud del momento, desde luego, exige unidad y unión.
 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic