La reforma sanitaria de Obama

0

“Después de realizar algunas de las pruebas necesarias para su diagnóstico y, en vista de los resultados, podemos concluir que se le ha acabado el dinero”.

Siete presidentes lo intentaron, pero faltó valentía y estar convencidos de la necesidad de un sistema universal de sanidad en Estados Unidos. Será menos ambicioso que los europeos, pero evitará que gran parte de la población quede fuera de toda cobertura médica y que los seguros sanitarios tengan grandes lagunas. No se morirá gente en la primera potencia económica mundial por falta de asistencia médica. 45 millones de estadounidenses no han tenido cobertura sanitaria hasta ahora. Obama se ha jugado su legislatura con una apuesta valiente y ha ganado. Son los demócratas en Estados Unidos los que van construyendo un estado del bienestar ‘a la americana’.

La reforma se basa en controlar a las aseguradoras, impedir sus abusos, y extender la cobertura sanitaria de forma que prácticamente todos los ciudadanos queden protegidos. Pocos españoles podrían pagar los gastos que ocasiona una enfermedad grave, porque están muy por encima de nuestras posibilidades. Aunque haya quien crea o quiera hacer creer lo contrario. Afortunadamente estamos protegidos. En EE.UU., la principal causa de ruina familiar es la enfermedad grave de uno de sus miembros que, incluso si cuentan con un seguro sanitario aceptable, les provoca una serie de gastos imposibles de cubrir. Y es que los seguros están llenos de trampas, exclusiones, limitaciones de gasto o de uso y copagos. Aconsejo la película John Q, protagonizada por Denzel Washington. No trata sobre un pobre sin dinero para pagar, sino de un trabajador de clase media, con seguro sanitario privado. Pero las condiciones de su póliza cambian y ya no cubre un transplante de corazón para su hijo. Una operación tan cara y con tantos gastos aparejados (estudios genéticos, ingresos, medicaciones, revisiones,…) que es imposible que cualquier económia familiar pueda sostenerla. Más directo, el documental Sicko, de Michael Moore.

La derecha estadounidense se ha echado encima usando medias verdades o mentiras. Afortunadamente, las primeras encuestas indican que se incrementan los ciudadanos convencidos de lo positivo de la reforma. Y desde el equipo de Obama esperan que esta aceptación mejore según vayan evidenciándose las ventajas que el nuevo sistema proporciona. Los neocons, con una campaña que ha costado millones de dólares, han intentado crear la sensación de que esta propuesta llevaría al caos, a la desaparición de la calidad sanitaria y a la quiebra del sistema económico. Uno de los asesores del Gobierno de Aznar, Florentino Portero, incluso afirma que el aseguramiento sanitario universal va contra el espíritu de la sociedad estadounidense. ¡Y culpa a la sanidad pública y al Estado del Bienestar de la pérdida de fuelle europea!

Ningún español se plantearía: “como llevas un tiempo con molestias, a ver si ahorramos y en un par de meses puedes ir a que te lo miren”, aunque lo veamos en las películas. Igual que eso tan frecuente de abrir una cartilla al niño al nacer donde se va depositando dinero con el fin de pagarle la universidad. Y si ese dinero que se está ahorrando se gasta por cualquier urgencia, pues se quedan sin estudios a  falta de universidades públicas o una adecuada política de becas ¿Cuántas veces hemos visto esta situación como argumento de una serie de televisión?
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here