inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 21 de noviembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/12/2011 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
Medidas económicas
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
¿Eres clase media?
Más Europa
Sin marcha atrás
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Vuelve la liga
Felicidades
2009: el año de la crisis
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Reforma de la Constitución
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Oh, rara Navidad
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Juan Julián Elola
Volví estas elecciones como representante de mi Partido en las mesas electorales del 20 de noviembre. Esta vez elecciones generales, y eso incluye las listas de los Partidos al Congreso de los Diputados y las listas al Senado, que se pueden considerar casi personales. En el caso de los senadores, aunque cada Partido Político presenta sus candidatos bajo la cobertura de sus siglas, el elector puede elegir sin ningún tipo de trabas cualquier combinación de candidatos. Puede optar por votar solo a uno, a dos o a tres, y del mismo partido o de distintos, elaborando su voto de la forma más abierta posible. 
 
Pues bien, como siempre ha sucedido, y mi experiencia es amplia, la mayoría de electores optan por dar su voto a un Partido Político, no buscando preferencias personales. Si hay alguna papeleta diferenciada es porque no vota más que al que aparece el primero del Partido, lo que es más probable que se deba a un error, que comete el elector pensando que con eso queda clara su elección, que a una decisión concreta de elegir solamente a ese distinguiéndole de los otros dos candidatos del mismo grupo. Y eso en unas papeletas que son la forma más directa, abierta y personalista de todas las opciones posibles y en las que no se escogen más que tres posibilidades sobre todas presentadas, con lo que sería posible conocerlos. El efecto que sí produce este gran abanico de posibilidades es una dificultad tremenda a la hora de hacer el recuento. La mayoría conocerá a alguien que haya sido mesa en unas elecciones generales. Se lo podéis preguntar. Definitivamente las listas abiertas no son la solución, ni forzarán un mayor acercamiento de los candidatos hacia los electores. Pueden permitir un mayor grado de Interacción directa con el votante, pero su resultado es muy pobre en relación a las grandes expectativas que se han depositado en ese sistema.
 
Sigo pensando que hay que hacer algo por acercar la Política a los ciudadanos, o mejor, los ciudadanos a la Política: la situación actual es insostenible. Desde mi punto de vista, por mucha reforma electoral que se realice o que se publicite, si no despertamos interés en las personas por los temas políticos, difícilmente vamos a conseguir que tenga efecto real sobre la participación. Y no hablo de participación electoral, sino de participación política. De algo que va más allá de emitir el voto cada 4 años según la tendencia, las preferencias personales o el momento. Me refiero a la implicación y al interés por lo que se decide y que afecta a todas las facetas de nuestra vida. Desde el salario o las relaciones laborales a los sistemas de enseñanza o el modelo televisivo. Y la forma de promocionar y de seleccionar a nuestros deportistas de élite. Todo es política, aunque esté de moda y quede bien intentar desvincular de la política todo aquello que no se encuentra estrictamente en el ámbito de las decisiones del Consejo de Ministros. Pero nos hacemos trampas porque, por muy técnicas que nos puedan parecer algunas decisiones, finalmente todos los “técnicos” tienen varias opciones distintas entre las que elegir, y las medidas las adoptan en función de sus preferencias políticas y de su ideología. Porque los técnicos, como los árbitros de fútbol, tienen sus “colores”.

http://elola.blogia.com

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic