Los peores PGE en 100 años: Expolio, deuda y despilfarro

0
Los peores PGE en 100 años: Expolio, deuda y despilfarro

Los PGE 2021 recientemente aprobados son, sin la menor sombra de duda, los peores de nuestra historia.

Una chapuza sideral de unos sectarios analfabetos, que plantean unos ingresos imposibles de alcanzar y unos gastos imposibles de asumir, y en su absoluta irresponsabilidad, piensan que no hay que pagar lo que debemos.

Además, suben salvajemente los impuestos en la mayor crisis económica desde la Guerra Civil, un nuevo expolio a familias y empresas, reduciendo más aún su renta disponible, hundiendo la actividad productiva y ahuyentando la inversión extranjera.

El sistema de pensiones, cuya deuda con el Estado alcanza ya los 100.000 millones de euros, experimentará un nuevo déficit en 2021 de mas de 40.000 millones.

No hace falta ser economista para darse cuenta de la inviabilidad del mismo, y la necesidad de un recorte en un 30%.

“Presupuestos para la transformación, que consolidan un modelo de crecimiento económico equilibrado, sólido, inclusivo y sostenible”, es como denominan estos ignorantes los PGE 2021, la mayor colección de voluntarismo ideológico, dislates y mentiras oceánicas

Unos presupuestos que nos sitúan en el último lugar del mundo desarrollado en gestión económica -es un decir-, tanto por la OCDE como por el FMI (el peor junto con Argentina de 47 países analizados), y él último también de la UE según Bruselas.

De todas las mentiras, la mayor es la de sostenible. ¿Cómo va a ser sostenible una economía con una deuda de las pensiones del 8,9% del PIB en 2020 y un déficit del 4% en 2021, un agujero fiscal del 8% también en 2021, y necesitando obtener 350.000 millones de euros en los mercados para cubrir los vencimiento de deuda y la deuda nueva? Son cifras que escapan a la imaginación.

En su presentación, la Sra. Montero, la ministra ‘cañi’, que lo único que sabe de economía es que empieza por “e” y termina por “a”, fue aplaudida a rabiar por la chusma socialcomunista tercermundista, golpista y filoterrorista.

¿Pero que aplaudían estos mamarrachos, cuyos conocimientos de lo presentado era cero ‘patatero’?

Entre esta colección de ignorantes que representan la hez de la hez de la izquierda mundial, la que mas aplaudía era la Sra. Calviño, ministra de Economía, que se suponía que tenía algún conocimiento en la materia, pero ha demostrado ser un ‘bluff’ de la A a la Z.

Nadia Calviño ha demostrado ser la tonta útil del Gobierno socialcomunista. Ha defendido unos ingresos públicos sobredimensionados en mas de 60.000 millones de euros; un gasto público gigantesco -el 52% del PIB frente al 42% en 2019 y, aún así infravalorado-; y un escenario macroeconómico que es un disparate absoluto.

Hay que ser muy ignorante o muy sectaria para dar por bueno un crecimiento del 9,8% del PIB, cuando el Banco de España proyecta un aumento del 4,1%, y todos los analistas lo sitúan por debajo del 5%, con “un agujero fiscal de 80.000 millones” y una tasa de paro del 16,7%, cuando la realidad alcanza el 24%.

Están instalados en la fantasía, cuando el mundo real vive un auténtico drama de empobrecimiento y hambre.

El ‘bluff’ Calviño afirmaría hace dos meses que como Zapatero veía “brotes verdes”, la realidad ha sido la contraria, y en el 4T la economía se ha hundido de nuevo.

Afirmó también solemnemente que sin inversión extranjera la recuperación era imposible, pero los PGE que aplaudió a rabiar están directamente orientados a ahuyentarla, y así todo lo que sale de su boca.

No da una a derechas, los PGE son ideológicos, antisociales y disparatados, y perjudican a la inmensa mayoría. Solo benefician a la casta política parasitaria y sus dos millones de enchufados.

Uno de cada cuatro euros de gasto viene de los fondos europeos y, en consecuencia, no están garantizados.

Los ingresos son imposibles de alcanzar y los gastos son imposibles de asumir, lo que está causando seria preocupación en la UE y en los mercados internacionales.

Las clases media y trabajadora resultan expoliadas como nunca. El proyecto es una suma de demagogia, insensatez y un keynesianismo basado en unos multiplicadores muy superiores a la realidad. Es una agenda política contra España.

Después de que la renta disponible de las familias en 2020 haya caído un 8,6%, cuatro veces más que la media de la Eurozona y la que más de la UE, esta canalla socialcomunista tercermundista prepara para 2021 el mayor expolio fiscal sobre las familias del mundo desarrollado.

Subirán los seguros de todo tipo porque suben las pólizas; los refrescos de todo tipo porque el IVA pasa del 10 al 21%; el gasóleo automoción sube 15c porque suben los impuestos al mismo nivel que la gasolina, algo que no sucede en ningún país europeo.

Suben todos los planes de pensiones porque se reduce la deducción; suben los envases de plástico; suben los impuestos sobre Patrimonio, Transmisiones y Sucesiones.

En total, 3.000 millones sobre la clase trabajadora y la clase media, pero con una mayor incidencia sobre las familias mas humildes.

Los mileuristas, los jubilados o los parados pagarán 230 euros anuales mas. Estos son los presupuestos sociales de esta chusma de comunistas, filoterroristas y criminales golpistas.

Sube el impuesto de Sociedades, lo que alejará la inversión extranjera de España. ¿No decía la ministra Calviño que sin inversión extranjera era imposible crecer? ¿Entonces, pedazo de irresponsable, qué narices hacía aplaudiendo a rabiar a la ministra ‘cañi’, por unos PGE que van justo en sentido contrario? ¿Nos tomas a los españoles por imbéciles, o resulta que la imbécil es su Señoría? Son los PGE del paro y de la miseria para la mayoría.

Decía el diario Expansión que “los riesgos macroeconómicos se disparan”, pues el déficit fiscal del bienio 2020-2021 sumará 22 puntos porcentuales, el más grande desde la depresión de 1896.

La deuda pública alcanzará su mayor nivel en 120 años, corriéndose el riesgo de que se salga de control. En pocos meses eso derivará en un choque con la Unión Europea, que exigirá medidas para corregir ambos excesos.

Calificar de “expansivos” estos PGE es un grave error. Toda la actividad que inicialmente provoque el aumento masivo del gasto público, compensará con la menor inversión, la menor eficiencia y los mayores riesgos que el mismo proyecto supone. Mucho más si tenemos en cuenta que su daño va más allá de lo económico.

Es un proyecto liberticida que pretende avasallar a la sociedad, confiscándole una porción creciente del fruto de su trabajo, minando el derecho de propiedad, limitando las oportunidades de ascenso social y creando enormes bolsas de sectores dependientes, con el fin de tener su voto cautivo.

No es casual que mientras el sector privado ha perdido 806.000 empleos en los últimos 12 meses, el empleo público haya alcanzado “un nuevo máximo histórico”.

Roberto Centeno
Catedrático de Economía de la UPM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here