inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 25 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/02/2009 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
¿Eres clase media?
Más Europa
Sin marcha atrás
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Vuelve la liga
Felicidades
2009: el año de la crisis
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Reforma de la Constitución
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Oh, rara Navidad
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
Medidas económicas
Juan Julián Elola

Asistimos al debate sobre la bondad de las medidas económicas que adoptan los Gobiernos de cara a la crisis. 

Especialmente la acción directa con dinero público, o la posibilidad de otras alternativas. Comenzando por Obama, en EEUU, se están llevando a cabo medidas intervencionistas, de marcado signo socialdemócrata. Frente a éstas, la derecha mantiene que existen otras opciones: principalmente bajar los sueldos, flexibilización del mercado laboral (abaratar los despidos), reducción del gasto público y bajadas de impuestos a las empresas (obviamente, mayor bajada cuanto mayor sea la empresa). Es liderado en nuestro país por la CEOE, secundada por los líderes del Partido Popular. Aumentar el gasto social es incompatible con la gran reducción del gasto público que piden. Todo, a pesar de que está demostrado que, durante las crisis, bajar los impuestos no crea empleo y abaratar el despido produce, directamente, más paro.

Muchos economistas han escrito sobre qué puede hacer un Gobierno ante una crisis financiera. Me parecen más razonables quienes defienden incrementar el gasto público y la inyección económica en los ciudadanos para estimular la demanda. El principal valedor de este tipo de intervención es Keynes. Me referiré aquí a otro autor, John Kennett Galbraith, y su libro La Economía del Fraude Inocente, publicado en 2004. Galbraith falleció en 2006, por lo que sus declaraciones son sólo hipótesis de futuro, pero bastante acertadas. 

Habla del creciente poder, económico y político, que acaparan los equipos directivos de las grandes multinacionales, marcando, en muchas ocasiones, cuestiones trascendentes de políticas nacionales e internacionales. Al analizar los fraudes económicos producidos en empresas americanas, preludio de la crisis actual, resalta que las grandes corporaciones escapan al control de los accionistas y ocasionan un importante desvío de dinero hacia los equipos directivos; incluso con fraudes contables como el de ENRON. Concluye que habrían de aumentarse los mecanismos de control, y esta regulación debería prever esa posibilidad, vigilando a las empresas y, de manera especial, las recompensas que las direcciones se autoconceden. Y es cierto que se van tomando decisiones en ese sentido: limitando y controlando los sueldos de los directivos.

Sobre las medidas económicas a tomar durante las crisis, afirma que las reducciones de impuestos a los más ricos no producen ningún beneficio. El dinero generado con esa medida no se gasta realmente, porque cualquier inversor tiene como objetivo conseguir beneficios, que son inciertos en época de mala situación económica. Por tanto, esa rebaja de impuestos no se traducirá en nuevas inversiones, bloqueando el flujo de dinero, y quedando sin efecto sobre la economía. La mayor acumulación de dinero por quienes tienen cubiertas sus necesidades no contribuye en absoluto al bienestar público. Es más o menos lo que sucede ahora con los bancos. El mejor remedio es mantener una demanda sostenida, aumentando el consumo. Las políticas sociales ayudan a que las familias liberen dinero de sus gastos en necesidades básicas. Reducen el dinero dedicado a esas necesidades, poniéndolo en circulación y estimulando el consumo. Se añade poder adquisitivo a los más necesitados que, con seguridad, lo gastarán, manteniendo la demanda de productos. 

Sin embargo, la influencia de las grandes corporaciones en las decisiones políticas hacía que se tomasen las medidas contrarias: disminución de impuestos y de prestaciones sociales. Parece que en esta crisis los gobiernos van a actuar, por fin, en la línea deseable, liderados por Obama desde Washington. En España, el Plan-E: consolidar y mejorar las ayudas a los parados, moratoria en las hipotecas, ampliación de plazos sin coste para préstamos hipotecarios, incremento de las pensiones mínimas, del salario mínimo y de las becas, ayuda a la dependencia, inversión en I+D+i…

Diputado por Madrid en Las Cortes Generales
VIII Legislatura
 http://elola.blogia.com

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic