inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 13 de noviembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/12/2011 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
Medidas económicas
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
¿Eres clase media?
Más Europa
Sin marcha atrás
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Vuelve la liga
Felicidades
2009: el año de la crisis
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Reforma de la Constitución
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
Oh, rara Navidad
Juan Julián Elola

Se ha terminado un año que ha sido, sobre todo, raro: muy especial. Injusto y duro para muchos, pero también con demasiados altibajos en lo político y lo económico, especialmente a nivel europeo. Luego, como siempre, cada persona lo contará según lo haya vivido, y en eso tiene una gran influencia la faceta personal, sus relaciones y sus propias experiencias, por encima de las grandes citas históricas. Pero no cabe duda de que todos  hemos sentido como un tanto extraño este año. 2011 se ha ido, para la mayoría por fin, que se ha hecho largo.

A esta singularidad de las experiencias colectivas du-rante el año se ha unido este final sumamente atípico. En Madrid, al no haber trasladado la fiesta de Navidad o la de Año Nuevo al día siguiente (26 de diciembre o 2 de enero) como han hecho otras comunidades autónomas, hemos pasado unas fiestas que, en cierto modo pierden su categoría de fechas especiales, al tener que celebrar las comidas familiares un sábado y sufrir el resto de la semana completa. Se vive una alteración total de los hábitos semanales en un animal de costumbres, como somos los humanos, que por otro lado, hemos compatibilizado semanas enteras en el ámbito laboral, sin descansos entremedias como es lo acostumbrado en las épocas finales del año. Pero es que, más importante, suponen un factor más estresante para aquellos que trabajamos, puesto que tendremos que forzar la maquinaria para realizar todas aquellas actividades que podríamos considerar típicas, incluyendo las compras tradicionales, a la salida del trabajo o en el escaso tiempo que dejan estos fines de semana. Curioso que un sábado sea Nochebuena, y otro Nochevieja. 

Finalizar años, resúmenes globales, memorias,… a la vez que sabes que no vas a parar de hacer las cosas clásicas. Quizá a alguno no le parezca importante, pero preguntad a los empleados de los grandes almacenes, veréis como van a terminar estas fiestas tan atípicas como para ir a un balneario. Pues bien, el resto de trabajadores vivimos una situación similar, aunque lo notemos menos o lo relacionemos más indirectamente con nuestra actividad laboral. Es una situación que se repite periódicamente, como es lógico, pero suele acompañarse del pase del festivo laboral correspondiente al día inmediato, lo que permite una cierta relajación (y, sobre todo, acorta la semana laboral).
Añadido, tampoco la política nacional se ha librado de ser diferente, aunque habitualmente coincide con un parón de información sobre el tema durante al menos los días ‘tan señalados’. La lotería fue noticia al tiempo que el nombramiento de los ministros por parte del presidente del Gobierno, recién elegido en unas urnas que prácticamente olían a turrones. Y los dos primeros Consejos de Ministros con los recién nombrados que han aprobado una serie de medidas de calado social y que, sin duda, alteran el espíritu navideño que tantas veces mencionamos. Nueva sensación sin duda en lo que es la política nacional. Sin contar lo chocante, por la situación actual, que ha sido la expectativa con que se ha esperado por parte de muchos el discurso navideño del Rey, que ha provocado reacciones incluso en quienes habitualmente no hacen mucho caso de estas ferias.

En fin, que queda mucho para que se repita una situación así, y espero que para entonces se hayan corregido las festividades.
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic