inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 16 de agosto de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/01/2018 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   5 votos
Prensa, esa fugacidad
Hoy, mientras esto escribo, voy curioseando por periódicos antiguos llenos de noticias leves de esas que nunca han llegado a ser historia y alcanzaron el olvido envolviendo unas sardinas compradas en el mercado o arrugadas en la puntera de unos zapatos húmedos.

Leo, en La Voz de Galicia, un 7 de enero de 1936, que el temporal levantó más de doscientos metros de línea férrea en la provincia de Pontevedra. Nada cambia en realidad pues en el mismo día pero de este año, el mismo periódico habla del temporal que ha atrapado coches y más coches con la nieve en la AP-6 que va a tierras gallegas movilizándose hasta el ejército. Eso servirá, sin duda, para los zapatos de mañana.  

Pero hay otras noticias que sí son historia, que han sobrevivido a la fugacidad de ballet que es un periódico. Se anuncia la muerte de Valle-Inclán, con su rotundo nombre alejandrino y sus barbas de chivo, dos días antes en Santiago de Compostela. Don Ramón, padrastro de Celas, Umbrales y tantos otros.  

Huele el papel a desván, a amarillo húmedo y reseco a la vez, al fallado de la bisabuela en Corme, en la lejana Costa da Morte, ese Macondo atlántico. Encuentro el LIFE, guardado con ínfulas cosmopolitas, del 12 de agosto de 1957. En portada, Juan Carlos I cuando aún no lo era y un titular: “El candidato de Franco al trono de España.” Si las cuentas no fallan son dieciocho años de fidelidad en pos del objetivo: reinar. Y hablo bien de fidelidad pues al dictador se le puede aplicar eso que dijo Eduardo Mendoza de que “los gallegos son astutos inconcretos.” Otra cosa es que llegado el momento la Democracia era lo que pedían los tiempos.

Este pasado diciembre, Juan Carlos I, el que tampoco valoraba abdicar como opción, ha salido en El País Semanal con un titular muy distinto: “El mar es la libertad”, algo muy discutible si se habla en las tascas con los marineros de Corme, Malpica, Laxe… Pero claro, cuando el mar es ocio y regatas llegamos al punkis de postal, van de escaparate, que decía la canción.  

Esto me recuerda aquella declaración de Manuel Fraga cuando refiriéndose a Obama dijo que era como él, no de Terra Chá, si no de centro reformista. Franquista con Franco, demócrata en la Democracia y autonomista en la España de las autonomías. En fin, donde pudiera tener bastón de mando.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic