inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 24 de septiembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/09/2011 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
Medidas económicas
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
¿Eres clase media?
Más Europa
Sin marcha atrás
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Vuelve la liga
Felicidades
2009: el año de la crisis
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Oh, rara Navidad
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
Reforma de la Constitución
Juan Julián Elola

Publicar esto me puede traer conflictos, pero como diputado me siento obligado. Me gustaría comenzar por defender la legitimidad del Parlamento. La propia Constitución Española plantea que ciertos cambios menores pueden ser aprobados directamente por las cámaras. Se exige una amplísima mayoría y un gran acuerdo. El apoyo actual supondría la traslación de 25 millones de votos. Ni ilegal, ni ilegítimo. 

La necesidad de una reforma célere es obvia. Contri-buirá a facilitar el crédito y al Banco Central Europeo la compra de deuda española. Visto el ajetreado mes de agosto no se puede esperar a enero. ¿Esclavos del mercado? Menos que cualquier trabajador, que nos vemos obligados a ‘desnudarnos’ e-conómicamente ante el ban-co para solicitar un crédito.
 
Aunque no me considero fan de la ‘estabilidad presupuestaria’, tampoco me parece que afecte de forma radical a las bases de nuestro país y no veo preciso un referéndum. Hasta la fecha en España se han celebrado varios referéndums que se han caracterizado por una participación bajísima, y un reflejo en sus resultados del posicionamiento de los partidos políticos. No es que esto reste importancia a los referéndums, pero es significativo. Consultas sobre estatutos de autonomía o sobre la Constitución Europea, de mucha mayor transcendencia, se han saldado con participaciones simbólicas.

Desde el punto de vista político, el actual sistema con un endeudamiento sin límite supone el secuestro por parte de los políticos que estén en el momento gobernando sobre los presupuestos de años posteriores. Plantearía in-cluso poner límite a los compromisos presupuestarios que se puedan fijar de una legislatura para las siguientes. Un alcalde con delirios de grandeza puede dejar establecidos unos gastos fijos para presupuestos posteriores, debido a su endeudamiento, que condicionen la capacidad de futuros equipos de Gobierno municipal.

El límite de déficit no tiene por qué ser un límite a la prestación de servicios o a los gastos sociales. Desde luego, hasta ahora, los endeudamientos del Estado o de las Comunidades Autónomas no han sido un ejemplo de gestión ni de mejora de servicios. Endeudarse más no es dar mejor servicio. El mejor ejemplo es el del Ayuntamiento el de Madrid, con una deuda muy superior a cualquier otro organismo y unos servicios en decadencia, consecuencia de esa deuda. La mejora en la gestión, la implicación de los ciudadanos en política y la participación de los ciudadanos (que es mucho más que votar o que hacer un nuevo referéndum ahora sobre el límite de deuda) serían mucho más efectivas para mejorar los servicios públicos y su gestión que el actuar como hasta ahora, sin más límite a la capacidad de endeudamiento que el que los propios políticos de turno se fijen.

Queda una objeción para aquellos que ven los presupuestos como motor de la economía. Pero la crisis actual ha evidenciado que el endeudamiento excesivo de algunos países lejos de solucionar su situación, la agravó, contagiando al resto de Europa. Los Presupuestos Generales del Estado deben ser un sistema de redistribución de renta, desde el punto de vista de la recaudación (que paguen más los que más tienen), y del gasto (la política social). Esa redistribución activa la economía, al poner dinero y liberar de gastos imprescindibles a las clases medias: cómo íbamos a tener el nivel de vida que disfrutamos si no tuviéramos cubiertas la Sanidad y la Educación. 

 http://elola.blogia.com
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic