inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 18 de enero de 2019
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/01/2019 - Juan Julián Elola Ramón Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Seguridad informática
“La seguridad absoluta es imposible, pero los buenos hábitos y los buenos consejos pueden ayudar a evitar casi todos los riesgos”dice la Asociación para la Convivencia con las Nuevas Tecnologías.

Es así. No hay que ser alarmista e imaginar la navegación por internet como el cartel de “Tiburón”, la antigua película de Spielberg. Afortunadamente tampoco la cosa es tan negativa. Pero el riesgo existe, y no es pequeño.  No hay que desanimar a nadie. Los riesgos de la red son menores que los de la vida real, aunque solo sea porque en la mayoría de los casos son “virtuales” y no llegarán al daño físico. Seguramente estemos poniendo en peligro el ordenador y poco más. Pero dedicamos mucho tiempo a internet, cada vez más y las nuevas generaciones casi se puede decir que viven en ese mundo. No está de más tomar precauciones y aprender su uso con el menor peligro posible.

Hay un primer dato que nos puede inquietar: Solo el 10 o 15% de la navegación por internet corresponde a la que podríamos llamar red blanca. El 80-90% se realiza en la parte conocida como “deep web” o en castellano “internet profunda”. Se trata de una forma de navegar que dificulta la localización de los ordenadores y que por tanto permite el anonimato. Eso, como es lógico, se corresponde con actividades legales, pero también es el lugar en el que actúan los delincuentes y desde el que los hackers atacarán a los ordenadores que navegan tranquilamente por la red blanca. Aún más desconocida es la “Dark Net” o “Internet Oscura”, en la que el anonimato es casi absoluto y las posibilidades de descifrar la navegación de un internauta resultan casi nulas.

Según un informe de Panda antivirus, en España casi un 40% de los ordenadores están infectados por “malware” (virus informáticos, troyanos, gusanos, y otras cosas que suenan mal) Quiere decir, en el fondo, que muy pocos de nosotros hemos tenido suficiente precaución y, sin embargo, estas infecciones en el ordenador nos permiten seguir funcionando con normalidad. Pero algo están haciendo en el interior de nuestros aparatos. Seguramente tomar datos de la navegación y enviarlos a algún sitio, o usar el terminal nuestro como punto de rebote para dificultar la localización del punto de origen de algún mensaje.

No es mucho ni muy grave, pero creo conveniente ponerse en las manos de algún especialista y, sobre todo, que los niños reciban información lo más fiable posible desde muy pequeños. Ahora mismo, ya desde edades muy tempranas tienen hábitos informáticos y frecuentan sitios web para sus juegos e incluso para sus clases, como complemento a los libros. Educarlos en una forma correcta de navegación es lo más adecuado.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic