El Severo Ochoa sin transporte escolar

0
06.jpg

Aunque me refiera a un caso concreto, esta situación se debe estar dando en muchos colegios de nuestra Comunidad, tras la decisión del Gobierno Regional de recortar en un 10% el dinero destinado a los autocares que sirven a los colegios públicos de Madrid. La disminución afectará sólo a los transportes que operan en los colegios públicos, no a ayudas y becas que se dan para las rutas de los colegios concertados. Enmarcada dentro de la política de recortes presupuestarios, es un ejemplo claro de lo que no se debe hacer para ahorrar dinero en unos presupuestos. No me gusta hacer demagogia, pero estoy seguro que hay otras partidas cuya disminución, o incluso supresión, no afecta de una manera tan directa a las necesidades y los servicios que se dan a los ciudadanos, que no olvidemos que deben ser los destinatarios finales de las actuaciones. En el caso al que me refiero, por ejemplo, la decoración de la fiesta de Carnaval, una fiesta privada a la que sólo se accede por invitación directa, supuso un gasto mayor para la Junta Municipal de lo que significaría asumir por parte de esa Junta el servicio de transporte escolar suprimido.

Después de más de 15 años de la entrega de las primeras viviendas, el barrio madrileño de Valdebernardo, en Vicálvaro, sigue sin tener plazas escolares suficientes, por lo que más de 25 familias se ven en la obligación de trasladar a sus hijos al colegio Severo Ochoa, en el mismo distrito pero a una distancia considerable de sus casas. Para facilitarlo, se estableció el servicio de transporte escolar que ahora la Comunidad de Madrid va a suprimir, sin ofrecer soluciones alternativas. La situación se agrava por los recortes que experimentarán el próximo curso también las becas de comedor, puesto que la mayoría de los niños no pueden, debido a la distancia y a su edad, trasladarse a su casa para comer durante las horas del mediodía. Es decir, están obligados a comer en el colegio, pero ahora los padres tendrán que pagarlo completamente de su bolsillo. El ahorro generado para la Administración es, además, de escasa importancia.

Los padres han decidido tomar medidas y actuar en eso que venimos llamando democracia participativa, con el apoyo de la Asociación de Vecinos AFUVEVA. Por lo pronto han elevado sus protestas al Pleno de la Junta Municipal de Vicálvaro, aunque sin recibir soluciones, y van ha celebrar unas horas de encierro en el centro durante los días finales del curso, por la tarde, como medida de protesta.

Sirva este artículo, que se publicará cuando se hayan terminado las clases, como expresión de mi apoyo y mi deseo de que logren su objetivo. Desearía además que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid se replantease sus medidas de ahorro. El escaso monto que suponen hace pensar, por otro lado, que tras esta decisión hay un interés político en perjudicar directamente a la educación pública, puesto que la cuantía es bastante escasa y no afecta a las líneas privadas, que incluso aumentan su cantidad. 

Espero que cuando se publique el problema ya esté solucionado y que la medida que se adopte sea la mejor y más adecuada para las demandas de estos padres y de los alumnos, que sufren una situación injusta y sobrevenida.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here