inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 16 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
26/04/2007 - Daniel Vela Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Si está en un atasco, ponga la radio
Daniel Vela

No necesariamente por el carril izquierdo se va más rápido; es algo que he descubierto desde que voy en coche por Madrid. Porque... sí, ya soy uno de los más de 800.000 usuarios de coche con que cuenta la capital a diario, muy a mi pesar. Otro de los descubrimientos de estos días es que si no pisas tú primero, te pisan a ti, o lo que es lo mismo: si dejas un mínimo hueco con el coche de delante, sabes que pronto aparecerá otro utilitario que se te va a colar sin remedio; aunque tú lo único que querías era guardar la distancia de seguridad.

Para no hacerse mal cuerpo al volante, lo más conveniente es poner pronto la radio, porque nos ayuda a abstraernos sin esfuerzo y a relajarnos: Onda Cero, la Ser, la Cope, Radio Nacional... maravilloso dilema. Confieso que me gusta ir variando de cadena para comparar las posturas sobre la política nacional; aunque también confieso que algunas de ellas no me duran más de dos minutos. Es cierto que pueden exasperar los contertulios, pero ponen a tono, despiertan. En cualquier caso, consigue su propósito: el tráfico queda en segundo plano.

Ya que versa sobre disquisiciones desde el asfalto, quería manifestar una de las incógnitas con las que me estoy acostumbrando a vivir -que no me cansaré de preguntar a los taxistas-: por qué son tan caprichosos los embotellamientos, por qué los lunes y viernes hay más atascos que los martes y miércoles. Todos coinciden en que los viernes se saca el coche para partir, directamente al terminar el trabajo, a la segunda residencia en la sierra o en el pueblo. Los lunes, según mis confidentes, se saca el coche porque se vuelve de la sierra directamente, sin pasar por casa; aunque sospecho que también podría ser por la pereza que da el primer día de la semana ir en medios públicos. En lo que todos coinciden es en asegurar que los días de lluvia nadie quiere mojarse, así que la única opción es el metro o el tren: dichosos aquellos que pueden... Pero eso sí, lo que todavía no me creo, a pesar de la unanimidad de los testimonios, es que a principio de mes -con la libertad que da saberse solvente- se coge más el coche. Si es así, no dejaré de asombrarme de la capacidad que tenemos en este país de vivir al día.

Ante el panorama diario que sufro en las carreteras, no dejo de asombrarme ante la paciencia que demuestran habitualmente taxistas, conductores de autobús o de camiones y todos aquellos que profesionalmente se dedican a la ingrata tarea de hacer kilómetros. Ya sé que no es oro todo lo que reluce, pero sigue pareciéndome encomiable, incluso heroico en muchos casos. Desde estas páginas quiero rendirles un homenaje, o quizá habría que darles el más sincero pésame.
 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic