inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 14 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
23/11/2018 - Roberto Centeno Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los talibanes del PSOE nos llevan al desastre económico
En sus más de cien años de historia (aunque 40 de vacaciones en vida de Franco), el Partido Socialista Obrero Español ha sido sin duda la formación política que más daño ha hecho a la nación española.

Y ese daño está ahora en vías de concretarse en el mayor desastre político, económico y social del que se tiene memoria. Pedro Sánchez, un botarate totalitario y guerra civilista al que el cobarde y felón de Rajoy entregó el poder, al que se aferra como a un clavo ardiendo con la ayuda de comunistas bolivarianos antiespañoles y anticristianos -'la hez de la sociedad' en palabras de Don Antonio García Trevijano, el más grande pensador político español de todo el siglo XX-separatistas y terroristas cuyo denominador común es el odio a España y a los españoles, con quienes ha formado un nuevo Frente Popular como en febrero de 1936, que pretenden crear una República totalitaria tipo Venezuela y gobernar con Decretos Leyes al estilo Maduro para perpetuarse en el poder.

Los ministros económicos de su gobierno,  que más parecen haber sido sacados de una escombrera cuyo grado de ignorancia y sectarismo es tal que no estarían ni de botones en ministerios análogos del mundo civilizado, están contribuyendo a intensificar la desaceleración económica en forma vertiginosa. La inefable Teresa Rivera ministra de Industria y Energía, como se denominan las responsabilidades bajo su cargo en el resto de occidente, y que ha cambiado el título por el de ministerio para la Transición Energética, lo que ha provocado la carcajada generalizada en toda Europa, es además de ignorante, hasta la náusea, una marxista ecologista cuyo objetivo consiste en proponer planes ecológicos, en uno de los países que menor contaminación per capita tiene de occidente, sin analizar lo más macerlo, han decidido sin encomeno sin encomnedarse ni a Dios ni al diablo conomñsecolque ha cambiado el tecir, el valor de ínimo las consecuencia económicas  de tales disparates.

La inepta Teresa Rivera está rodeada de una corte de los milagros autodenominada Plataforma por un nuevo modelo energético, lo peor de lo peor que hay en el mundo de la ecologíaeni les intresaos sectarismo ,hacer un solo neologloga como en febrero de 1.936s antiespañoles y anticristianos, spañaol obra, p,  unos talibanes absolutamente ignorantes, todo ideología y sectarismo e incapaces de hacer un solo número. Lo único importante para estos indocumentados es presumir de ecologismo radical, y que las emisiones se reduzcan un 30%, o lo  que se les pase por la mente. Que ello acabe destruyendo sectores enteros de la economía es algo de lo que ni saben ni les interesa saber. Y así, sin haber hecho un solo cálculo, han decidido sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, proclamar que van a prohibir la venta de vehículos contaminantes en 2040, poco más de veinte años, y de la circulación en 2050, lo cual ha producido una conmoción total en un sector esencial para la economía que supone nada menos que el 9% del PIB y el 10% del empleo.

España, que es el segundo productor de automóviles de Europa y con una importante ventaja competitiva, no está preparada en absoluto para la producción de coches eléctricos, donde su desventaja es total. Hoy apenas supone el 1% de la producción, y además en modelos muy poco eficientes, carece casi totalmente de infraestructuras de recarga -hay 1.750 y se necesitarían 220.000-  y las futuras fábricas dependen de empresas como Tesla, que fabrica los mejores coches eléctricos del mundo con gran diferencia, con autonomía superior a los 600 kilómetros, que no van a instalarse en España jamás. Ni siquiera Volswwagen, gran fabricante en nuestro país, tiene la menor intención de fabricar coches eléctricos aquí, y sus grandes proyectos los son en Alemania y en China.

Pero es que además los coches eléctricos necesitan muchos menos componentes que los convencionales, mucha menos industria auxiliar y mucha menos mano de obra, por lo que aún en el caso de que las multinacionales decidieran fabricar en España, lo que no es ni de lejos el caso, el efecto sobre la industria auxiliar y sobre el empleo sería devastador. La política automovilista en España debería ser justo la contraria de la que proponen estos talibanes y que además es contraria a la normativa comunitaria. Ni un solo país, no ya europeo sino de todo el mundo, ha fijado fecha alguna de prohibición, de fabricación y, menos, de circulación de vehículos de gasolina o gasóleo. Estos indocumentados sencillamente están completamente locos.

Y esto es solo una parte. Lo más grave tal vez, porque es más inmediato, se refiere al sector energético. Aunque la mayoría de la gente no es consciente de ello -los españoles somos el pueblo más manipulado y peor informado de Europa-, los talibanes del PSOE nos han llevado a tener la energía eléctrica más cara de occidente, con excepción de Dinamarca, Alemania y Bélgica. Los socialistas han convertido España en una nación de enchufados públicos, especuladores y camareros. El desastre se inicia nada más llegar al poder el PSOE en 1982 con la moratoria nuclear y el desmantelamiento por puro sectarismo ideológico de cuatro grandes centrales nucleares casi terminadas.

Para empezar, el coste de este disparate ideológico socialista obligaría a los españoles a pagar un sobrecoste en el recibo de la luz denominado eufemísticamente “costo de la moratoria nuclear”, para compensar a las empresas eléctricas el coste de construcción de estas cuatro centrales. Miles de millones sobre los contribuyentes, algo típicamente izquierdista. Pero eso no sería lo más grave, lo más grave es que esas centrales estarían  produciendo ahora unos 33.000 Gwh, con un coste de generación de 15 euros por Mw/h, que ha tenido que ser reemplazado para siempre por otras energías con un coste medio de 70 Mw/h, es decir, un coste anual permanente para los españoles de miles de millones. Y ahora, la Sra. Rivera y su Plataforma de talibanes enloquecidos quieren cerrar todas las centrales de carbón y la siete grandes centrales nucleares aún operativas, que generan en conjunto 90.000 Gwh anuales, o el 34% de las necesidades totales de generación, por otras energías que cuestan tres veces más, algo que llevaría el precio de la electricidad al nivel más alto del mundo con gran diferencia.

En resumen, un puñado de locos peligrosos marxista ecologistas, capitaneados por este monumento a la ignorancia y al sectarismo que es Teresa Rivera -nunca tan poco había llegado tan alto-  están dispuestos, si es que alguien antes no se lo impide por razones exclusivamente ideológicas sin haber hecho un solo número, a arruinar definitivamente a esta gran nación, a desindustrializar lo poco que aún conservamos. Pero no solo es esto, ese totalitario guerra civilista llamado Pedro Sánchez, que ha perdido el control político y económico del país, está hundiendo la inversión empresarial, algo lógico y natural, ya que este miserable y sus secuaces han empezado a gobernar por Decreto Ley al estilo Maduro sembrando la inseguridad jurídica a todos los niveles, y con unos presupuestos delirantes pactados con Podemos, que algunos denominan bolcheviques pero que son algo mucho peor, son unos presupuestos bolivarianos destinados a destruir a la clase media y empresarial y sustituirla por un ejército de vagos y maleantes que viven de las subvenciones, que les perpetúe en el poder , como  es el caso flagrante de la Andalucía de los chiringuitos y del enchufismo donde llevan mandando 37 años.

En los últimos doce meses la caída interanual de la inversión extranjera es del 21,6%, y que en el caso de Cataluña asciende a un dramático 40,8%. Si a ello unimos la salvaje subida de impuestos, el miedo y la desconfianza en la economía no puede ir peor. Y si analizamos las cifras de evolución de sociedades mercantiles, vemos que se ha producido una caída enorme del número de empresas creadas, que paso de 8.830 en mayo a 5.886 en septiembre. Y todos los datos apuntan a que el proceso, como no podía ser de otra manera  en un país a merced de un Frente Popular Separatista, se está acelerando. Algo que unido a la gigantesca burbuja de deuda ya imposible de devolver y al cese de compra de la misma por el BCE el primero de enero, se traducirá a lo largo del próximo año en un profundo desastre económico y social, condenando a la miseria y al hambre a las nuevas generaciones de españoles durante los próximos 50 años. 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic