Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis…

0

Aunque es cierto que en tiempos como los actuales todo lo que sucede, o las decisiones políticas tomadas, se quieren relacionar con la crisis. Pero no siempre es realidad. El recorte del 30% en las partidas destinadas al pago de los profesores universitarios de la Comunidad de Madrid es un gasto previsto a principios de año, independiente de la crisis. Después de gastar más de 1,2 millones de euros en inaugurar los Teatros del Canal, suena a chiste.

Tampoco tiene que ver con la crisis la paralización de obras de servicios decretada por el Ayuntamiento de Madrid. Por falta de dinero. No se construirán pistas deportivas, escuelas infantiles o centros de mayores. ¿Ayudará esto a las familias? Nuestro Ayuntamiento, él solito, acumula casi la cuarta parte de la deuda de todos los ayuntamientos españoles. Los madrileños debemos el doble que Barcelona, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza juntas. Poco tiene que ver la gestión municipal de los años pasados con la crisis actual. O nada.

La necesidad de dinero en las arcas municipales es causa de las subidas desmedidas del IBI. Un aumento de más del 30% en 3 años, y sin parar desde 2001. Un madrileño que en 2001 pagaba 175 euros por el IBI de su vivienda, pagó 389 en 2008, y, según algunas previsiones, pagará más de 400 en 2009. De 175 a 400 euros. Y sin mediar para nada la crisis.

A esta subida se le une el cobro de la tasa de basuras, eliminada en nuestra ciudad en 1986. Supondrá una media de 60 euros por vivienda, y unos ingresos extra totales que el Ayuntamiento prevé en 169 millones. Y a todo esto, la polémica subida de las tasas de vados, que en algunos casos casi multiplicaba por 10 la del año 2007, está anulada por un juez pero recurrida por el Ayuntamiento, que espera una sentencia positiva para poder cobrarla.

Mientras Rajoy propone una rebaja fiscal, Gallardón subirá los impuestos municipales este año alrededor de un 23,5%.

También puede tener que ver con la situación económica municipal el Proyecto de Ordenanza Reguladora de la Publicidad Exterior. Pero no con la crisis. Con la excusa de poner límites a esta actividad, el Ayuntamiento se convierte en su controlador, creando incluso algún monopolio que además ostentará. Se prohíbe la publicidad en cualquier tipo de vehículo, porque desluce la imagen de la ciudad. Yo también critico que algunos autobuses se conviertan en auténticos carteles publicitarios. Pero el Ayuntamiento se ha guardado la exclusión de “los vehículos municipales destinados al transporte público de viajeros”.  Si no produce mala imagen, ¿por qué en el remolque de un camión o en un taxi sí? Las empresas que consigan la concesión de la publicidad de los autobuses municipales gestionarán la única vía de instalar anuncios en vehículos en Madrid. El Ayuntamiento se convierte así en el único proveedor legal este tipo de publicidad. Quien hace la norma se convierte a la vez en beneficiario de la misma.

Otra cuestión de importancia dentro de ese Regla-mento es la limitación del uso del ‘dominio público’, la calle, que queda ahora bajo férreo control municipal y “previa autorización administrativa”. Se prohibe el reparto de folletos, pegatinas, anuncios y la utilización de medios sonoros. No sé en qué forma afectará esto a los medios o a las mesas de firmas que emplean las asociaciones en su actividad. Y a los periódicos gratuitos, ¿se trata de medios publicitarios?. Parece que quedará al arbitrio del responsable municipal de turno tratarlas como empresas de publicidad o como actos informativos. Incluso la propaganda política queda limitada a la autorizada en época de campaña. ¿Querrá eso decir que para realizar una de las caravanas electorales hay que pedir permiso a la autoridad municipal? 

Sin embargo, lo que más ha repercutido de esta ordenanza es la prohibición de los ‘hombres anuncio’. El Alcalde ha descubierto ahora que ese trabajo degrada su dignidad. Pero sólo si hablamos de los ‘hombres anuncio’ callejeros, no de los deportistas convertidos en auténticos hombres anuncio. Algunos casos son realmente llamativos…

En fin, como Madrid no tiene mar, consideraremos que David Meca no es competencia municipal.

 http://elola.blogia.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here