Zetapé, el fontanero

0
7-1.jpg

Por fin ha aparecido el padre de Victoria Es-peranza, aquella que apadrinó Rajoy en las pasadas elecciones. Su nombre es Joe, el fontanero, y es el sustituto de Zetapé en la figura de tonto útil para tirarse los trastos en los debates, entre los candidatos a sustituto de Bush, con ejemplos prácticos que alcancen las entendederas del americano medio -recordemos que medio vine de mediocridad y que la media es lo considerado normal-.

Si con el primero, Obama pretendía demostrar que McCain no sabía ni quiénes eran sus aliados siendo un trasnochado antiguo que sólo veía de país hacia dentro en un mundo en el que lo internacional es clave para bien o para mal; con Joe, la cosa tira por la economía doméstica, pues mientras el republicano le dice que con su victoria podrá adquirir la empresa soñada sin explicar el cómo, el demócrata le cuenta las bondades de un reparto de los más ricos hacia los más desfavorecidos que mejoraría el país y repercutiría positivamente en su propia vida, aunque de forma más indirecta. La cosa es que Joe ya no coge el teléfono, se siente como la Britney Spears y dice que no sabe a quien votará, para después matizar que lo hará al que más le dé; vamos, que su voto es para McCain y la que liará si éste gana y no consigue su empresa a la voz de ¡ya! Uno tira por lo práctico y el otro por el idealismo patriótico.

Las citas múltiples a Zetapé fue algo que por España subió egos de importancia que ahora se deshinchan al ver que para la dialéctica tanto vale Zapatero como Joe, el cual, al final, y según ha destapado el New York Times, ni es fontanero ni le debe importar tanto la posible subida de los impuestos, que no paga, dada la deuda fiscal que le adorna. Tanto decir a Obama: que me vas a subir los impuestos, tío!!!, y no voy a poder comprar mi empresa ni cumplir mi sueño americano!!!, para que ahora quede como el culo delante de todo el país.

Las democracias son algo relativamente reciente, de hecho en muchos países es aún ciencia ficción, pero la de los Estados Unidos tiene muchas cosas que deberíamos copiar por aquí aunque esto provoque el sarpullido de anti-americanos a piñón fijo, los mismos que defienden lo indefendible de Fidel. Es evidente que todo es mejorable y una democracia no es redonda ni mucho menos cuando existe la pena de muerte en muchos de sus estados, algo que choca frontalmente con los Derechos Humanos, los cuales deberían figurar en la parte dogmática de toda pretendida democracia. Ésta, para la parte orgánica, debería basarse en otro pilar fundamental que es el Estado de derecho como garante del sistema y ¡ay!, por ahí nos casca el huevo pues falla la primera de sus normas: la separación de poderes. Qué envidia la distancia entre ejecutivo y legislativo que se ha dado en el trámite de las medidas de Bush para frenar la crisis. Qué bochorno que en España no sólo ni existe, si no que está planteado para que no exista, y además los vocales del Consejo General del Poder Judicial sean propuestos por los partidos en una politización judicial que lo enmierda todo a pesar de la profesionalidad -se les presupone- y buena fe.

http://barboletta.blogspot.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here