Nueve meses de cárcel para José María Montoto, socio de Blesa en una empresa offshore en Panamá

0
montoto.jpg

José María Montoto socio de Blesa, que según el Confidencial, esta relacionado con una empresa offshore llamada Danfotrh en Panamá es de nuevo noticia porque el Juzgado de lo Penal número  24 de Madrid lo ha condenado, aunque no en sentencia firme.El abogado José María Montoto Cañas ha sido condenado a nueve meses de prisión por falsificación documental continuada, pese a que sobre su persona recaían otros cargos tales como deslealtad profesional y estafa. Sobre esas otras causas que se le imputaban, en un principio ha quedado absuelto, pese a que la otra parte recurrirá los aspectos de esta sentencia.

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito continuado de deslealtad profesional en concurso de normas con un delito continuado de falsedad en documento privado.

La acusación particular calificó los hechos de deslealtad profesional, estafa y falsificación de documento privado. Hay que resaltar que el acusado, que ejerce su propia defensa, se mostró en desacuerdo con la fiscalía solicitando su libre absolución con todos los pronunciamientos favorables e inherentes a tal declaración. 

Hecho Probado

Se ha declarado un hecho probado que el demandante, contrató en el año 2005 los servicios profesionales de José María Montoto Cañas para que el denunciado interpusiera una demanda  contra María Dolores Rosalía Lajara por la división de la propiedad de una vivienda que tenía con el demandante. José María Montoto, ante los requerimientos de su cliente, en todo momento comenta que la demanda estaba interpuesta y que el proceso avanzaba con normalidad.

En el año 2008, el abogado se inventó un juicio donde falsificó un documento en la que la otra parte se allanaba a la demanda interpuesta, haciéndole creer a su cliente que el proceso estaba tramitándose. Ante el paso del tiempo y al no tener noticia alguna del procedimiento, el demandado le preguntó qué sucedía, respondiéndole José María Montoto Cañas que habría de celebrarse otro juicio. El abogado le dijo que no hacía falta que se presentase en la vista previa de tal juicio.  Posteriormente, y ante las demandas de información realizados por el afectado sobre el estado del pleito, en fecha 21 de abril de 2010, le remitió por correo electrónico un escrito firmado por la procuradora Raquel Gómez Sánchez (con fecha del 14 de abril de 2010) de allanamiento a la demanda, donde la otra parte de nuevo se allanaba a la demanda interpuesta que el mismo acusado había elaborado y en el que había simulado la firma de la Procuradora, con el mismo fin de mantener a su cliente en el engaño de que el pleito se resolvería a su favor.

El 11 de julio de 2010, el cliente de José María Montoto Cañas denunció los hechos ante la Policía Nacional. El abogado fue detenido acusado de deslealtad profesional y falsedad documental.

Hay que señalar que no se entiende desde un punto de vista jurídico cómo la jueza María Josefa Santamaría Santigosa, responsable del Juzgado de lo Penal número 24 de Madrid, condena en su sentencia a José María Montoto Cañas por un delito de falsedad continuada en documento privado, pero en ningún caso hace referencia al delito de deslealtad profesional que la falsedad documental lleva consigo, pues no hay mayor acto desleal que engañar a un cliente por medio de la falsificación de documentos judiciales. En la deslealtad profesional debe existir perjuicio de manera manifiesta, algo que se da a todas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here