inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 10 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/01/2014 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Ignacio González y Cristobal Montoro.
Montoro castiga a Madrid para tapar el agujero sin fondo de Cataluña
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el ministro de economía, Cristobal Montoro, protagonizan un duro cruce de acusaciones por el reparto financiero entre las autonomías

La tensión entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el de la Comunidad de Madrid, con Ignacio González a la cabeza, se acrecienta por días. Ante un fin de año "complicado", según el portavoz del Ejecutivo Regional, Salvador Victoria, Madrid se sume en 2014 con un reparto de la financiación entre las autonomías "abusivo y arbitrario", en opinión del presidente, Ignacio González. Precisamente fue él quien abrió su particular intercambio de duras acusaciones con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro. El núcleo real de esta crisis dialéctica tiene su origen en una supuesta deuda histórica de 1.000 millones de euros del Estado con Madrid.

"El sistema de financiación autonómica actual es un modelo que fue impuesto de manera unilateral por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para beneficiar a las regiones que él consideraba sus graneros de votos: Cataluña y Andalucía, perjudicando a Madrid", denuncia el presidente de la Comunidad de Madrid.

Lo que es cierto, es que con este sistema de financiación, desde el 2009, la Comunidad de Madrid ha visto cómo se le reducían sus ingresos un 8%. Este año se le han quitado 1.000 millones de euros y la previsión para 2014 es consolidar una pérdida de otros 1.300 millones. Se trata de una disminución de seis puntos mayor que la media del resto de regiones.

Ignacio González afirma con rotundidad que "con esos 1.300 millones de euros que el sistema nos niega, podrían construirse en Madrid 274 colegios, 158 bibliotecas, 21 kilómetros de metro, cubrir toda la subvención al transporte público o sufragar todas las actuaciones que llevamos adelante en materia de servicios sociales".

Cataluña recibe más que Madrid

Mientras el Estado recauda en Madrid unos 66.000 millones de euros, los madrileños reciben de la financiación algo más de 11.000, es decir, el 17%. En Cataluña se recaudan 27.000 millones de euros y les revierte 15.700, el 58%. En Andalucía, que recaudan 8.800 millones de euros, reciben prácticamente 16.000, es decir, el 184%. Esto significa que Cataluña recibe 3,5 veces más que Madrid, aun recaudando cuatro veces menos, y que Andalucía recibe todavía más, con una recaudación 7,5 veces inferior a la madrileña.

Todo apunta a que cuanto mejor va Madrid, que en estos momentos presenta los mejores datos económicos de España, menos recursos recibe del sistema de financiación. Además, el 73% del Fondo de Garantía de Servicios Esenciales lo pone Madrid, aportando 3.000 millones, cuando Cataluña, que es la segunda región contribuyente, lo hace con 718 millones. Mientras el año que viene las entregas del Estado bajan en 1.300 millones, la aportación de Madrid al fondo de solidaridad sube a los 3.200 millones. "No es justo, ni puede consentirse, que los madrileños sufran las consecuencias de un sistema de financiación abusivo y arbitrario que pone en riesgo los recursos que necesitan para seguir recibiendo unos servicios públicos de extraordinaria calidad", concluye González.

González está "bastante equivocado"

En una entrevista al diario económico Expansión, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, reprochó a González que busque labrarse un perfil propio y una candidatura a costa del Gobierno de Rajoy. “Madrid no puede decir que estoy haciendo lo que no estoy haciendo”, se quejó Montoro. “Yo creo que su presidente está equivocado y piensa que en este ministerio está la ventanilla para que le hagamos candidato, y no es así”, aludiendo así a la deuda histórica con Madrid.
Montoro añadió que no piensa que los madrileños se crean "ese discurso", que califica de "absurdo", de que "un Gobierno del PP le quita dinero a Madrid para dárselo a Cataluña". El ministro afirma que la Comunidad de Madrid tiene un concepto de la solidaridad "bastante equivocado" y añade que González no tiene razón al decir que su Gobierno es "más solidario que nadie".

Desde el Gobierno regional, el encargado de salir al paso de estas declaraciones ha sido su portavoz, Salvador Victoria, que las ha atribuido a "un contexto de un final de año complicado para el ministro de Hacienda, con todos los escándalos que han salido en relación con la Agencia Tributaria, con el asunto de Cemex y con diferentes temas que, lógicamente, lo hacen complicado para él".

El también consejero de Presidencia y Justicia ha recordado al ministro que el Gobierno de la Comunidad "antepone el interés general de los madrileños al interés partidista", que cumple el programa electoral, el objetivo de estabilidad presupuestaria, el déficit que se le marca y, además, baja impuestos.

Por su parte, Rajoy aseguró a González en diciembre que ayudará a Madrid después de que éste le haya reclamado que modifique "cuanto antes" el actual modelo de financiación autonómica.

Déficit fiscal en otras comunidades

El discurso nacionalista eleva el déficit fiscal en regiones como Cataluña por el criterio de caja, que es el que mide lo que se aporta en impuestos y lo que le devuelve el Estado. "Lo que está claro es que las regiones más ricas aportan más" como es el caso de Madrid, según Alfonso Utrilla, profesor experto en financiación de la Universidad Complutense. Por ejemplo, el AVE a Barcelona no solo ha beneficiado a los residentes en Cataluña, sino a todos los viajeros, además de generar ingresos en zonas por donde transcurre. “La óptica nacionalista va a medir lo que se aporta desde el territorio y lo que el Estado español, que es ajeno, devuelve. De esa manera parece que se contribuye más”, en opinión de Utrilla.

Las complicaciones para reformar el modelo de financiación radican en las diferencias de renta y demografía entre autonomías y su rigidez en tomar decisiones, ya que cada comunidad puede tener capacidad de veto para sí misma, lo que desemboca en un modelo de financiación es bilateral. Por el momento Madrid seguirá luchando, ya que el actual sistema de financiación provoca se sitúe por debajo de la media nacional en la redistribución de los recursos, lo que perjudica al bolsillo de todos los madrileños.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
Premios Portada
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic