inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 16 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/01/2009 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El Palacio de Cristal, una de las imágenes más bonitas que dejó la gran nevada de Madrid.
Los usuarios de Cercanías de Atocha tuvieron que bajarse de los trenes.
La gran nevada dejó preciosas postales y una ciudad caótica
Hacía años que no nevaba así. Algunos madrileños disfrutaban de los impresionantes paisajes; otros, intentaban salir del caos en el que se convirtió Madrid.

Parecía mentira, las calles se llenaban de madrileños que no querían perderse la preciosa estampa de una ciudad escondida bajo un manto blanco. 

La nieve que cayó durante todo el día, el pasado 9 de enero en Madrid, dejó imágenes que van a ser difíciles de olvidar. Uno de los lugares más visitados fue el Parque del Retiro, donde los visitantes pudieron disfrutar de bellísimos paisajes. 

Pero la gran nevada que cayó sobre la capital va a ser recordada, además de por las bellas estampas que nos ofreció, por el enorme caos provocado en la ciudad. 

Madrid, ciudad nevada, ciudad colapsada. Este podría ser el resumen de un día en el que el caos, tanto en las carreteras como en las calles del centro de la capital, se convirtió en uno de los protagonistas principales. Ni las más de 1.450 toneladas de sal usadas para limpiar las calles, ni las recomendaciones de que los ciudadanos dejaran en casa el vehículo privado evitaron que la ciudad se convirtiera en una trampa de la que muchos madrileños no podían salir. Para la mayoría de los usuarios, las medidas fueron pocas y llegaron tarde, muchos, atrapados más de 8 horas en su coche, se quejaban de la falta de información. 

La cara y la cruz de la nieve.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic