inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/02/2009 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
La calle del Lazo esconde tres leyendas populares que dieron origen a su nombre.
La calle del Lazo

Entre las calles del Espejo y La Unión, se encuentra una vía cuyo nombre ha servido para disparar la imaginación de los madrileños a la hora de construir relatos y leyendas. ¿Qué hay de realidad y cuánto de ficción en ellas? Es una incógnita. Pero lo cierto es que han llegado hasta nuestros días. Dos nos hablan de amores, otra de una bestia aterradora y la más difundida cuenta con el mismísimo Rey Alfonso X ‘El Sabio’ como protagonista. Cuentan que el monarca, muy mujeriego, andaba enamorado de una joven muy hermosa, de nombre María Delanda, que vivía en la calle del Espejo. Como señal de su amor le regaló un lazo dorado que esta lucía en todos sus encuentros, hasta que un día, dejó de llevarlo. Este hecho levantó las sospechas del Rey, que ordenó entonces que pusieran a la dama bajo vigilancia. Tras varios días, recibía la mala noticia: un apuesto galán era el verdadero amor de la muchacha y entraba cada día en su casa para recibir sus favores. Días más tarde, cuando el caballero se acercaba a la calle del Espejo con el lazo prendido a sus ropas, varios enviados del rey acabaron con su vida a puñaladas. La joven huyó de la Villa y el lazo lo encontraron unos paseantes sobre el suelo de la calle, ensangrentado. 

La segunda leyenda responde también a asuntos de enredo. Dicen que la dama María Lago, muy casquivana, colocaba un lazo en la reja del balcón para indicarle a su amante que su marido no se encontraba en casa y, por lo tanto, podía subir a visitarla. Sin embargo, el tercer relato mezcla fábula y aventura. Según la tradición, las aguas del arroyo San Ginés, escondían un feroz lagarto de grandes dimensiones. La bestia atemorizaba a los ciudadanos de la Villa que se acercaban hasta las proximidades, por lo que decidieron cazarlo, empleando para ello un lazo.
¿Con cuál de las tres versiones se quedan?.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic