inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 20 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/02/2009 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los edificios de la calle Castalia tienen 60 años, y llevan mucho tiempo sufriendo obras cerca
Los edificios de la calle Castalia tienen 60 años, y llevan mucho tiempo sufriendo obras cerca
Algunos edificios de Canillejas responden con grietas a las obras de la A-2
En los edificios de la calle Castalia, de 60 años de antigüedad, han surgido grietas. Algunos vecinos piden responsabilidades al Ayuntamiento.

Madrid, ciudad plagada de obras; grandes, pequeñas, obras para todos los gustos. Grandes proyectos que en muchos casos dejan en el camino a algunos que son más pequeños, pero no por eso menos importantes.
En Canillejas, concretamente en la calle Castalia 10, una comunidad de vecinos se queja de la situación de su bloque. Son edificios de 60 años, cuyos cimientos han sobrevivido a aguas subterráneas, a la autopista, a obras de la prolongación del metro a Alameda de Osuna, y ahora, desde hace poco más de un año, a las obras del soterramiento de la A-2. 

Las grietas comenzaron a salir con estas obras, muy cercanas a los bloques. Los vecinos se preocuparon y empezaron a movilizarse. Pero no lo han tenido fácil. 

Primero, porque desde el Ayunta-miento se exigió que las obras se hicieran siempre en los tres bloques de forma uniforme. “Nos dijeron que son una unidad de estructura única”, recuerda el hijo de una de las vecinas del bloque. “Varios arquitectos  me han explicado que el arreglo de la cimentación de uno de los bloques afecta a los otros dos, por lo que las mejoras se tendrían que haber hecho a la vez”, explica. 

Dos portales ya están arreglados
Los vecinos de los bloques número 6 y 8 decidieron llevar a cabo las obras. Fueron realizadas bajo las instrucciones de un aparejador, pero ahora, según este vecino, el Ayuntamiento pide un comprobante de que las obras se han hecho con un estudio de cimentación. Y ese estudio es también el que se reclama a los vecinos del bloque 10, si deciden hacer las obras que eliminen esas grietas y mejore sus condiciones. 

Un estudio que cuesta “alrededor de 60.000 euros, dinero que los vecinos no tienen, por lo que vamos a pedir responsabilidades al Ayuntamiento, ya que son sus obras las que  están afectando al edificio”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic