inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/06/2007 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos exigen la reanudación de las obras de la N-II, tras 18 meses paralizadas
Fuentes del Ministerio de Fomento aseguran que las obras podrían reanudarse a finales de año. Los vecinos aseguran no tener constancia de ello, por lo que continuarán alzando la voz hasta que se les facilite una fecha concreta para el reinicio de los trabajos.

Vecinos de San Blas, Barajas y Hortaleza se concentraron el pasado 23 de junio en Canillejas para expresar su malestar por la paralización de las obras del proyecto de conexión de la calle Alcalá con la Avenida de Logroño. Un proyecto que consideran algo así como el ‘cuento de la lechera’, pues desde que en 1996 el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Fomento firmaran el acuerdo para su ejecución, la situación no ha mejorado en nada. Según el documento suscrito, el Consistorio madrileño asumía la ejecución de las obras del puente de Ventas sobre la M-30 y Fomento debía hacerse cargo de la conexión de la calle Alcalá con la Avenida de Logroño. Todo parecía ir bien. Durante el segundo semestre de 2005 se iniciaron las obras. Se prepararon los desvíos, e incluso se creó una rotonda en la Avenida de Logroño. Pero de repente y sin previo aviso, durante los primeros meses de 2006 los trabajos se suspendieron. El Ministerio de Fomento justificó la supresión de las obras alegando que una gran cantidad de agua localizada en el subsuelo obligaba a modificar el proyecto inicial, sustituyendo los previstos muros por pilastras. “José Ramón Paramio, responsable de la N-2, nos aseguró que la modificación del proyecto necesitaría un plazo de entre seis y ocho meses. Nos consta que está concluida desde hace mucho y ha pasado la aprobación del Consejo de Obras Públicas. Ahora está pendiente de la aprobación del Consejo de Estado y ha de pasar el último escollo: el Consejo de Ministros”, asegura Óscar Molina, de la ONG Madrid Zona Este (OMZE). Molina afirma además que la paralización de las obras está provocando serios perjuicios a los vecinos, como el retraso de la puesta en marcha del intercambiador de transportes que facilita la continuidad de la calle Alcalá hasta el Polígono de las Mercedes. Un factor que se une a la congestión de tráfico diaria.

Por su parte, miembros del Ministerio de Fomento han determinado que la modificación del contrato inicial de las obras ha incrementado el presupuesto en un 20 por ciento, por lo que para reanudarlas es preciso realizar de nuevo todos los trámites pertinentes. Según afirma Óscar Molina, “desde algunas fuentes del Ministerio de Fomento nos indican que a finales de año podrían comenzar los trabajos, pero aún no tenemos constancia alguna de que así sea”. Por esta razón, los vecinos aseguran que continuarán con sus acciones de protesta hasta que no se les facilite una fecha concreta para el reinicio de unas obras por las que, consideran, ya han esperado suficiente.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic