inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 15 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/01/2009 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
A la izquierda, el local donde estaba el ambulatorio; a la derecha, la antigua iglesia, llena de pintadas.
Los vecinos de una zona de la Avda. Guadalajara se sienten “abandonados”
Una decena de locales cerrados, repletos de pintadas, una antigua iglesia abandonada convertida en un basurero... los vecinos piden una solución.

“Aquí estamos dejados de la mano de Dios”, dice una de las vecinas de los bloques situados en los números 41-43 y 49-51 de la Avda. de Guadalajara. Se trata de una zona trasera a esta gran avenida, con un largo pasillo lleno de locales ahora cerrados y una plaza con un parque infantil. 

El aspecto de la zona es de total abandono. Son edificios construidos hace aproximadamente 34 años por el IVIMA; “cuando llegamos aquí la situación era totalmente diferente a la actual”, explica una de las vecinas, “la mayoría de los locales estaban abiertos, además, con el ambulatorio y la iglesia, la zona tenía mucho movimiento”. Ahora, de esos comercios sólo queda la farmacia, el estanco, un bar y una tienda de alimentación. Los demás locales muestran sus carteles de ‘Se vende’, y otros, como es el caso del edificio donde se encontraba la iglesia, están completamente abandonados. 

Iglesia convertida en basurero

Uno de estos locales, con las puertas abiertas y rotas, se ha convertido en un cúmulo de basura. “Por aquí las ratas campan a sus anchas”, explica otra vecina. Y es que a menos de 100 metros de este local, se encuentra el edificio que, hasta hace 3 ó 4 años estaba ocupado por una iglesia, y que ahora se ha convertido en un verdadero basurero.

Se trata de una nave de alrededor de 1.700 m2, en la que parte de uno de sus muros de la entrada se ha derruido, lugar por donde arrojan bolsas de basura y objetos de todo tipo que hacen que se convierta en un foco de infecciones y malos olores. Además, la puerta del templo está abierta, con el peligro de que alguien pueda meterse en él. 

Los vecinos piden una solución, no quieren seguir viviendo con esta suciedad; por otro lado, creen que, tanto el edificio de la iglesia como el del ambulatorio -también cerrado-, son espacios que podrían usarse con un fin que les beneficie.

Recogiendo este sentimiento, IU ha presentado una propuesta en el Pleno del distrito, en la que pedía una rápida solución a los problemas de sanidad y locales vacíos. “La propuesta ha tenido una buena acogida, ahora sólo falta que se cumpla lo prometido”, afirma Miguel Ángel García, vocal portavoz de IU. La proposición fue aceptada; la conce-jal, Carmen González, se comprometió a intensificar las labores de limpieza en la zona e instar tanto al IVIMA, dueño del edificio de la antigua  iglesia, como a los propietarios de los locales para que los acondicionen y ofrecerles la posibilidad de convertirlos en viviendas, para así intentar resucitar la zona.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic