Andorra

0
20.jpg

“Si quieres bullicio, vete a Andorra; si quieres tranquilidad, vete a Andorra". La paradójica frase, escuchada al simpático guía Robert Lizarte, no encierra ninguna contradicción. Andorra la Vella, su capital, junto a Les Escaldes, concentra la mayor parte de la oferta comercial y hotelera del principado. En ellas llama la atención su incesante dinamismo. El ir y venir de turistas y visitantes por sus calles es de por sí un bullicioso espectáculo. Porque las compras siguen siendo hoy un reclamo de primer orden en este país. Pero a sólo unos minutos de este imponente paraíso de compras, se puede disfrutar también de la tranquilidad y la paz de la alta montaña. Gozar del sosiego que brinda una naturaleza irrepetible. Estas son, pues, las dos caras que presenta este milenario territorio. La opción a elegir depende de las preferencias del viajero. Aunque, obviamente, una no es excluyente de la otra. Te invitamos a descubrirlas por separado…

Andorra la Vella y Les Escaldes
El porqué de la pasión por las compras continua siendo el motor principal de las ciudades andorranas se puede explicar. El país goza de un régimen fiscal privilegiado, que permite a los comerciantes vender productos de máxima calidad a precios sin competencia. No es de extrañar, por tanto, que prácticamente todas las primeras firmas internacionales de moda, perfumería, electrónica, joyería, y artículos deportivos tengan allí su escaparate. Sin olvidar los selectos productos alimentarios (quesos, embutidos, etc.) y el tabaco. Andorra es, probablemente, el único lugar donde se concentra la mayor variedad de productos y de marcas provenientes de los cinco continentes.

Pero Andorra la Vella y Les Escaldes no son sólo el paraíso de las compras. Al margen de su ajetreo comercial, ambas tienen aspectos monumentales y culturales dignos de ser destacados. Merece la pena, por ejemplo, visitar la Casa de la Vall, la sede del Parlamento andorrano. Una antigua casa señorial del siglo XVI habilitada para esta función, que conserva gran parte del mobiliario y los utensilios originales de la época. Deleitarse en la Sala de Exposiciones del Govern con las muestras artísticas que constantemente presenta. O visitar los distintos y curiosos museos con que cuenta: Automóviles antiguos, Maquetas del Románico, Tabaco, Miniaturas, etc. El Teatro Municipal, por su parte, alberga permanentes representaciones. Y los importantes Festivales de Jazz, Música y Danza constituyen todo un apretado programa que puede conocerse a través de una guía gratuita que edita el Departamento de Cultura.   
   
Centro Termolúdico Caldea
Al beneficiarse el Principado de una riqueza natural como es el agua termal de los Pirineos, lo convierte en un lugar privilegiado para recuperar la forma física o liberarse del estrés. En este sentido, Les Escaldes posee el Centro Termolúdico más importante y grande de Europa. Bajo una arquitectura  futurista, es un verdadero palacio de las aguas dedicado a los placeres y las terapias que proporcionan este elemento termal rico en sodio, azufre y silicio y que mana directamente de la fuente de Escaldes.

En 25.000 m2, y, en un entorno mineral y vegetal, se ubican una gran laguna interior y otra exterior, con tazas de hidromasaje, saunas, "hamman", "jacuzzi", patio de nieve y fuego, camas de agua, duchas reactivantes, zonas de masaje e infrarrojos, etc. Toda esta amplia gama de actividades para el relax, los cuidados del cuerpo, o el simple placer es lo que ofrece Caldea en cualquier época del año. En invierno, como actividad après-ski muy aconsejable, y, en verano, en busca del frescor y la evasión. Y para hospedarse hay cientos de establecimientos. El Hotel Fénix en Escaldes-Engordany (tel. +(376 760760), por ejemplo, ofrece unas modernas instalaciones, con excelente cocina, y precios razonables.

Más info:  Tel.875 700.
turisme@andorra.ad /www.andorra.ad.
www.franciscogavilan.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here