Las concejalías delegadas que rechaza Vox son Gobierno, pero en segunda fila

0
fichero_45851_20190619 (1).jpg

Y el partido de Santiago Abascal rechaza esta fórmula porque no son un cargo equivalente a las “concejalías de gobierno” a las que alude un acuerdo que también habla de gobierno de coalición a tres: PP, Ciudadanos y Vox. Si se atiende al Reglamento Orgánico del Gobierno y de la Administración del Ayuntamiento de Madrid estas concejalías son la segunda línea del Ejecutivo, por lo que los ediles de Vox habrían tenido responsabilidades de Gobierno pero no ejercerían esta tarea de igual a igual con PP y Ciudadanos sino que estarían a sus órdenes.

Sin embargo, el PP defiende que no ha incumplido el acuerdo y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha pedido sentarse a hablar aludiendo a la Ley de Capitalidad, la misma normativa que esgrime Ciudadanos para sostener lo contrario, que la segunda línea o la presidencia de los distritos no implican un Gobierno a tres. El artículo siete de la Ley de Capitalidad no permite esclarecer la polémica pues considera que órganos de gobierno incluye al propio Pleno, donde está incluido la oposición y que está encargado de adoptar por mayoría “las grandes decisiones estratégicas”: ordenanzas, presupuestos, municipales y los planes de ordenación urbanística.

Y también abarca este artículo como órganos del Gobierno “al “alcalde, la Junta de Gobierno, los tenientes de alcalde, los concejales con responsabilidades de gobierno, los miembros no electos de la Junta de Gobierno y los que se determinen en el correspondiente Reglamento orgánico”. Y es en este reglamento orgánico donde sí queda patente la diferencia entre concejales de gobierno y concejales-delegados.

Ambos tienen “responsabilidades de gobierno”, que se definen como “funciones directas en la dirección de los asuntos públicos” pero su poder es distinto: los concejales-delegados son la segunda línea y no forman parte de la Junta de Gobierno.Así , los delegados de área o concejales de Gobierno tienen “funciones de dirección, planificación o coordinación política”, mientras que los concejales-delegados actúan siempre “bajo la superior dirección de un concejal de Gobierno”.

En una analogía con el Gobierno estatal, los concejales del Gobierno o delegados de áreas serían los ministros y las concejalías ocuparían el lugar de las secretarías de Estado. Por tanto, con la propuesta del PP, Vox sí sería parte del Ejecutivo local porque sus ediles tendrían “responsabilidades” de Gobierno, pero no ocuparían, como sí habían firmado, concejalías de Gobierno ni gobernarían de igual a igual.

Si se mantienen en la oposición PP y Cs necesitarán recabar su apoyo cada vez que tengan que aprobar normativas de entidad o, por ejemplo, para reformar la Ordenanza de Movilidad Sostenible que incluye Madrid Central, una medida que el Martínez-Almeida y su vicealcaldesa han prometido reconvertir y que Vox quiere suprimir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here