inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 22 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/05/2014 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Jaime Lissavetzky tras el Pleno de Usera.
Lissavetzky pide que se reabra la Caja Mágica a los vecinos
El portavoz socialista pide facilitar las condiciones en que las agrupaciones deportivas Zofío y La Chimenea

Los representantes de las asociaciones deportivas de Zofío y la Chimenea, organizaciones que trabajan desde hace tres décadas por fomentar el deporte de base en Usera, han sido expulsados esta mañana del Pleno de la Junta de distrito donde habían acudido para explicar las dificultades por las que atraviesan para proseguir con la labor social. El portavoz municipal socialista, Jaime Lissavetzky, que ha asistido a la sesión, ha manifestado su “asombro” por la actitud del presidente, el popular Jesús Moreno. En su opinión, el nulo apoyo al deporte de base del Consistorio se suma, en este distrito, a la situación que vive la Caja Mágica, una dotación que costó 294 millones de euros y a la que no tiene acceso la ciudadanía. “Son ejemplos del interés que tiene la alcaldesa Ana Botella por la política de deporte”, ha señalado el portavoz.

Una vez más, Lissavetzky ha apoyado a la asociación del Zofío, que gestiona un campo en el que los niños del barrio tienen que entrenar “ a oscuras” porque no pueden pagar la luz de las instalaciones. “Es injusto y cruel”, aseguró el portavoz.
 
En el Pleno del distrito de esta mañana, los socialistas presentaban “por enésima vez” una propuesta para facilitar las condiciones en que las agrupaciones Zofío y La Chimenea, que sostienen sendas escuelas de fútbol reconocidas por la Federación de Fútbol de Madrid, financiándose con las cuotas de los chavales. Lissavetzky ha denunciado la “asfixia” a que se somete a ambos colectivos, al intentar cobrarles cuantiosos gastos de luz correspondientes a los últimos cuatro años. “ Un consumo, por otra parte, imposible de cuantificar porque la instalación eléctrica del campo está enganchado al alumbrado público”, puntualizaron los responsables de las asociaciones.
 
Zofío y La Chimenea se encargan del mantenimiento de unas instalaciones a cuya convocatoria de adjudicación no acudió ningún empresario privado. Más de mil niños, algunos con graves riesgo de exclusión social, encuentran en el deporte un camino de inserción social. Sin embargo, la Junta del distrito les obliga ahora a pagar unos gastos que les resulta imposible de atender.
 
Desorden municipal
 
El portavoz socialista ha acudido al Pleno acompañado de los ediles Pablo García Rojo, Gabriel Calles, Diego Cruz y Alberto Mateo, además de la portavoz en Usera, Ana García D’Atri, para reforzar su apoyo a las agrupaciones deportivas por la “labor que realizan a través del deporte de base en barrios a los que la crisis ha agigantado la brecha social”.
 
Denunció la falta de simetría entre el trato que presta Ana Botella con el deporte de élite y el de barrio. “Cómo se puede aspirar a tener una ciudad moderna si se trata así a los vecinos”, se preguntó el portavoz.
 
Al abandono de las instalaciones de barrio ha contribuido, según Lissavetzky, el “desorden” que reina en el área de deportes desde que se cerró el Instituto Municipal de Deportes y las competencias se han repartido por otros departamentos. “Pero en estas circunstancias el concejal de Usera debería hacer de mediador para proteger a los vecinos del barrio y, sin embargo, hace de dique de contención”.
 
El problema de las agrupaciones Zofío y La Chimenea forman parte de las penurias de un distrito que ocupa el tercer puesto en desempleo y donde han aumentado los desequilibrios. El plan de inversiones de 46 millones de euros redactado para atajar esta situación se ha incumplido y han quedado sin gastarse once millones, un 24%. Este recorte ha dejado fuera la biblioteca de San Fermín, el Centro de Día para personas con trastornos cognitivos, un centro de mayores y una escuela infantil, entre otros proyectos.
 
Los socialistas vienen reclamado un plan urgente para revitalizar el distrito, con especial incidencia en el empleo, así como la apertura de la Caja Mágica a los vecinos del barrio y como un plan de empleo relacionado con dicha instalación, de tal manera que se reduzca el desequilibrio con otras zonas de la ciudad.  “La brecha del desequilibrio se hace cada día más grande en Usera”, ha añadido Lissavetzky, quien estima que si fuera una ciudad, con sus 138.000 habitantes, sin duda sería más prospera y tendría mejores equipamientos. Por contra, ha sufrido más de veinte años de olvido del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid.
 
El secretario general de la agrupación socialista en Usera, Fernando Mata, también presente en el pleno ha recordado que Zofío y La Chimenea no son los únicos clubes de deporte base que sufren la falta de apoyo municipal en un distrito que, en su opinión, se “degrada poco a poco”. “Usera es uno de los puntos de Madrid donde más vemos las consecuencias de los recortes”, ha concluido. 

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic