inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 20 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/01/2009 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Una de las plazas del distrito el día de la nevada.
Una de las aceras que, cinco días después de la nevada, seguía cubierta de hielo.
La cara y la cruz de la mayor nevada que se recuerda en el distrito
Desde la Junta Municipal explican que los servicios actuaron correctamente y con diligencia, dando prioridad a las vías de más tránsito; y aseguran que la nevada caída sobre el distrito fue la más fuerte de Madrid, algo que dificultó aún más las tareas de limpieza.

El goteo de la nieve descongelada cayendo de tejados y cornisas es la imagen que más se ha repetido durante la pasada semana. Y todo porque, el viernes 9 de enero, el distrito amanecía con una de las mayores nevadas que se recuerdan. Parques, árboles, tejados, aceras y carreteras quedaron así cubiertos por un manto blanco que, en algunas zonas, superaba los 5 centímetros de espesor. Un paisaje que los más pequeños aprovecharon para divertirse practicando el ‘lanzamiento de bolas nieve’ o haciendo muñecos de distintos tamaños. Mientras, los ‘no tan niños’, cámara de vídeo o fotos en mano, inmortalizaban un entorno tan atípico como bello.

Sin embargo, la nieve, no sólo dejó en Vicálvaro una bonita estampa. La cara negativa la protagonizaron los resbalones, las caídas y las aceras impracticables que, en algunas zonas, los vecinos han sufrido durante cinco días. Tramos de Lardero, Lago de Sanabria, Dehesa de Vicálvaro, entre otros muchos, han permanecido totalmente cubiertos por el hielo hasta el pasado martes. “Yo llamé a la Junta porque llevaba sin salir de casa tres días por miedo a caerme y las aceras seguían imposibles”, afirma una vecina. Al cierre de esta edición, los operarios del SELUR (Servicio de Limpieza Urgente) y de Limpieza Viaria del Ayuntamiento de Ma-drid, continuaban retirando nieve de parques y jardines.

Además, fueron varios los vecinos que se acercaron hasta el punto habilitado por el Consistorio en la calle Boyer, para recoger su bolsa de sal y verterla en las entradas de sus viviendas, garajes o escaleras. Una medida paliativa que ha sido calificada de “incomprensible e impresentable” por parte del concejal socialista, Daniel Viondi. Según el edil, “la calle Boyer, está ubicada en el polígono industrial, donde no llega ningún transporte público y donde cientos de vecinos no pueden acceder de ninguna forma cuando nieva”. Viondi comparó además la situación vivida en Vicálvaro con la de otros distritos como Chamberí Salamanca o Moncloa que, horas después de la nevada, tenían sus calles limpias. “Hasta en la retirada de nieve y el posterior hielo, somos los últimos para este Gobierno municipal”, concluyó.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic