inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 21 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/12/2007 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Una mochila abandonada mantuvo en vilo a Policía y vecinos
Aunque la procedencia del objeto no está clara, todo parece indicar que pertenecía a uno de los ‘sin techo’ que duermen bajo las rampas de acceso al Madroño.

Falsa alarma. Ese fue el desenlace de los 20 minutos de incertidumbre que el pasado 11 de diciembre vivieron los vecinos del distrito. El motivo, una “sospechosa” mochila colocada bajo una de las rampas de acceso al Centro Cultural El Madroño.

En torno a las 11.00 horas, una mujer dio la voz de alarma y alertó a la Policía Municipal. Al parecer, por la mañana pasó por el centro y no había mochila alguna, pero poco antes de las 11.00 horas alguien la colocó allí. La mujer sospechó que podría tratarse de algún explosivo oculto puesto que a esa misma hora el salón de actos del centro cultural acogía la celebración de un acto presidido por la concejal del distrito, Carmen Torralba, por lo que no dudó en dar parte a las autoridades. En pocos minutos, alrededor de 5 vehículos de la Policía Municipal se personaron en el lugar y más de una decena de efectivos procedió a acordonar la zona impidiendo el acceso al propio centro cultural y al Centro de Salud Vicálvaro aledaño.

Decenas de curiosos que pasaban por la zona se agolparon tras el cordón observando detenidamente la actuación de los efectivos policiales. Muchos pensaban lo peor, y es que “tal y como están las cosas no puedes fiarte porque en cualquier momento un perturbado puede originar una catástrofe”, afirmaba una vecina. Otros preguntaban a los agentes el motivo de tanto revuelo, pero la Policía no daba respuesta a la curiosidad de los vecinos con el fin evitar alarmas innecesarias.

Mientras tanto, la concejal permanecía en el interior del recinto a la espera de la respuesta policial. Minutos más tarde, y tras comprobar que la mochila no contenía artefacto explosivo alguno, los agentes levantaron el cordón e informaron de que todo estaba en orden, por lo que poco después la calle Villardondiego recuperaba la normalidad.

Aunque la procedencia de la mochila no está clara, todo parece apuntar a que pertenece a uno de los ‘sin techo’ que duermen bajo las rampas de acceso al centro.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic