¡Impresentable! Sánchez amenaza a Madrid con aplicar el artículo 155

0

Ni una semana ha durado la supuesta cooperación por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hacia la Comunidad de Madrid, luego de la reunión que sostuvo con la mandamás regional, Isabel Díaz Ayuso.

Ante la discordia entre administraciones, el temido artículo 155 de la Constitución ha pasado de ser algo más que una posibilidad de política ficción. El propio PSOE reclamó a través de un comunicado de la corriente interna Izquierda Socialista la intervención de la Comunidad.

“¡Nos dejan morir! No vamos a consentir que nos eliminen en ghetos”, rezaba el título del texto, publicado horas después de que la Comunidad acusara al Gobierno de contraprogramar la rueda de prensa en la que el viceconsejero de Sanidad del gobierno regional, Antonio Zapatero, anunciara las nuevas restricciones que se aplicaron en Madrid a partir de este lunes.

La bomba nuclear jurídica que permite al Gobierno tomar el control de una administración díscola, es una de las dos opciones que el Gobierno maneja si Ayuso insiste en “desobedecer” las recomendaciones del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La alternativa al 155 para tomar el control de la Comunidad desde el Gobierno sería, de acuerdo a una información reseñada por el diario El País, la de decretar un nuevo estado de alarma, incluso sin petición expresa por parte de Ayuso.

Sin embargo, el control de la lucha contra la pandemia mediante el artículo 155 o el estado de alarma, para los más radicales izquierdistas es una medida que se ha hecho esperar. Más aún, si se toma en cuenta que el Gobierno ha manifestado su malestar en reiteradas ocasiones y, a través de portavoces autorizados, como el propio Illa.

Entretanto, desde la Comunidad apuntan a “una discriminación” que ya va siendo costumbre, pues consideran “incomprensible” que el ministro “pida restricciones en Madrid, pero no las pida al resto de España”.

Lo cierto es que, con la aplicación del 155, el Gobierno arrinconaría a la administración regional hasta que la epidemia remita y se doblegue la curva de contagios, mientras que con el estado de alarma, confinaría a toda la población de Madrid e impondría restricciones en función de las necesidades del momento, siempre tomando en cuenta la evolución de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here