inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 25 de septiembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/06/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Aspecto que el pasado mes de mayo presentaba la Avenida de los Rosales tras las últimas lluvias.
Los vecinos de Butarque esperan, con el agua al cuello, la reforma de la Avenida de los Rosales
Las últimas lluvias han inundado la avenida provocando grandes retenciones de tráfico, anegación de garajes y cortes de aceras, según los vecinos.

Después de años con esta situación los vecinos del barrio de Butarque ya no aguantan más. Las últimas lluvias han vuelto a provocar inundaciones en la Avenida de los Rosales. Grandes retenciones de tráfico, anegaciones de garajes y cortes de aceras que quedan intransitables, desechos fecales, ratas muertas y todo tipo de desperdicios diseminados por todo el barrio... Esta es la situación con la que se encuentran los vecinos de este barrio de Villaverde cada vez que llueve en Madrid. Una situación que ya han denunciado en varias ocasiones y que el pasado 24 de abril la Asociación de Vecinos Independiente de Butarque (AVIB) volvió a denunciar presentando 2.800 firmas para la urgente reforma de la avenida, “que resolvería este problema aunque dejaría otros pendientes”, y exigiendo su inicio inmediato, según denuncian desde la asociación. Además, los vecinos señalan que les sorprende que “días después de presentar las firmas y los escritos ante la Consejería y el Ayuntamiento de Madrid, la avenida apareciera pintada con señalización amarilla de obra, cuando no hay ninguna prueba fiable de que las obras vayan a comenzar en un plazo breve”. Por otra parte los vecinos destacan que la sensación de abandono institucional, por parte de las administraciones madrileñas “aumenta en el barrio donde, a las legendarias carencias en equipamientos público, como centro de salud, biblioteca, escuela infantil o instituto, se suma la inaceptable situación de masificación de los centros de educación, y la insuficiente oferta de transporte público”. Todo ello, unido al lamentable estado que la calle presenta de por sí y que ha sido denunciado en numerosas ocasiones por el vecindario. Ade-más de ser una vía insegura para el peatón, las viviendas anejas soportan ruidos que superan con creces los niveles máximos permitidos en la normativa municipal.

La Consejería responde
Por otra parte, y según señalan fuentes de la Consejería de Transportes, ya se ha dado comienzo a las obras. “Lo que las ha retrasado ha sido la necesaria modificación del proyecto para incluir el drenaje de la zona. El Ayuntamiento ha estado estudiando hacer obras de drenaje complementarias a las obras. Pero ya se han empezado a poner las marcas pertinentes para señalizar los trabajos”. Los vecinos esperan que esta vez sea cierto y que pronto puedan contar con las mismas condiciones que posee cualquier otro ciudadano.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic